El gerente de Planeación de la Administración Portuaria Integral (API) de Manzanillo, Juan Córdoba, informó que al año, la instancia a su cargo invierte unos $800 millones de pesos en el rubro de mantenimiento de sus instalaciones, tales como dragado del canal de navegación, muelles y obras adicionales.

Dijo que desde ahora ya se están haciendo los estudios y proyectos necesarios para decidir cómo y cuándo se comenzarán a realizar los trabajos para desarrollar el nuevo puerto en el Vaso II de la laguna de Cuyutlán.

Lo anterior, explicó, después de que el ritmo actual de crecimiento portuario de Manzanillo, permite estimar que en cinco años se estará llegando a tope en cuanto a la capacidad de movilización de carga. Por ello, dijo, se pretende evitar una saturación de las maniobras mediante el desarrollo del puerto de Cuyutlán antes de 2025.