Luego de dos exhalaciones continuas del Volcán de Colima, la tarde de este jueves (4) se reportó una nube de vapor y cenizas que llegó al municipio de Cuauhtémoc, ubicado a escasos 8 kilómetros del cráter del coloso de fuego.

La caída de ceniza se registraba al noreste en poblaciones de Jalisco, sin embargo, esta vez los vientos dominantes llevaron los residuos volcánicos hasta la zona centro de la cabecera cuauhtemense, donde Joel Esparza comentó para Ángel Guardián que alrededor de las 6:30 estaba reunido con su familia, salió al balcón en la segunda planta de su casa y sintió una molestia que le provocó “ojos llorosos”, además de irritación en la garganta, característico de la caída de ceniza.

“Espero que las autoridades de Protección Civil estén preparadas y nos digan qué debemos hacer cuando se dé una caída mayor de ceniza, por esta actividad explosiva que ha tenido el volcán”.

Al subrayar que “la nube” de ceniza estuvo unos momentos en la zona centro de Cuauhtémoc, narró que esta llegó al pueblo, donde sorprendería a los habitantes y podría ser la causa de afecciones respiratorias, como de manera reiterada señalan los especialistas en medicina.

 

Imagen de Joel Esparza