A un año de que Mario Anguaino dejara el poder, es un buen momento para recordar el estado en el que dejó las finanzas y las situaciones que de esta complicada situación derivaron, como cuando no se tenía solvencia ni para pagar la nómina o que se haya dejado sin uso por más de cuatro años un aparato para dar radioterapia.