La alcaldesa Indira Vizcaíno se dijo complacida con este acto significativo porque da la pauta para un proyecto tan importante en el municipio.

Destacó que comparte con el cronista Antonio Magaña Tejeda el interés de transformar este espacio del Centro Cultural, en una verdadera Casa de la cultura.

“Es positivo que en este sitio haya diversas actividades culturales, sin embargo lo ideal sería que fuera simple y sencillamente una Casa de la Cultura con diferentes espacios y motivos meramente culturales”.

Indira Vizcaíno agradeció al cronista Antonio Magaña la generación de este patrimonio cultural.

Por su parte, el cronista vitalicio de la Asociación Nacional de Cronistas, Antonio Magaña, dijo que su interés con esta sala didáctica es que se aprecie que “aquí hubo un pueblo glorioso antes de la llegada de los españoles, con hermoso idioma como el náhuatl y que los españoles vinieron a frustrar violentamente el desarrollo de esa cultura”.

Por ello, agregó, se dio a la tarea de buscar lo que los saqueadores de tumbas dejaron. “Busqué afanosamente sus vestigios y solamente me encontré piedras, pero son piedras que hablan”.

Añadió que el objetivo es que todo el Centro Cultural se convierta en museos, lo que permitirá que Cuauhtémoc sea reconocido como Pueblo mágico.

El secretario de Cultural, Rubén Pérez, destacó la labor de los cronistas que recuperan pequeñas historias para engarzar la gran historia de un pueblo o una comunidad.

Manifestó su respaldo al cronista para el desarrollo de algunos de sus proyectos o sueños y mencionó que gracias a la convergencia de esfuerzos del Ayuntamiento de Cuauhtémoc y la Secretaría de Cultura, hoy se hace realidad la Sala del Petroglifo, en donde muchas generaciones podrán acudir y darse cuenta que Cuauhtémoc tiene una historia de orgullo.