Acalorado cierre tuvieron las audiencias públicas del “miércoles ciudadano”, el último del año. Un grupo de cinco ciudadanos con megáfono en mano, exigieron al  presidente municipal Virgilio Mendoza, clausurar los locales de fiesta que están operando con decibles por encima de lo permitido por la ley.

Varios de los presentes pidieron a los manifestantes respeto porque ellos tenían tiempo esperando para ser atendido por el alcalde a quien le recriminaron haber dedicado mucho tiempo a los inconformes. Después de un cruce de palabras, los quejosos optaron por retirarse con el compromiso de que sus peticiones fueran atendidas siempre y cuando se apeguen a la ley.

Allí, el presidente municipal Virgilio Mendoza presidió la última edición del “Miércoles ciudadano” de 2012, a la que asistieron más de 6 mil personas. El alcalde atendió solicitudes de apoyos, descuentos en el pago del agua potable, predial y trámites diversos. Las audiencias públicas se retomarán hasta el segundo miércoles de enero.

 

Con información de Zorayda Castro