El Presidente Enrique Peña posee una residencia en las Lomas de Chapultepec cuyo dueño es Ingeniería Inmobiliaria del Centro, empresa presidida por Juan Armando Hinojosa Cantú, contratista del Gobierno federal, reveló ayer el sitio Aristegui Noticias.

La propiedad está valuada en 7 millones de dólares, según un avalúo independiente contratado por el grupo de periodistas que realizó el reportaje, es decir unos 86 millones de pesos, aproximadamente.

El reportaje destaca que la compañía pertenece a Grupo Higa, una de las principales contratistas del Gobierno del Estado de México en la gestión de Peña, la cual hizo obras por unos 8 mil 807 millones de pesos.

Higa, a través de su filial Constructora Teya, integró el consorcio de empresas que habían ganado la licitación para construir el tren México-Querétaro por 50 mil 820 millones de pesos, concurso que, ante las críticas, fue cancelado el jueves.

La construcción de la residencia en un terreno de mil 200 metros en Sierra Gorda 150 estuvo a cargo en 2011 del arquitecto Miguel Ángel Aragonés, quien aceptó en una entrevista televisiva que sus clientes fueron Peña y su esposa, Angélica Rivera.

La casa, diseñada bajo el título de “Casa La Palma”, es la misma a la que la esposa del Presidente se refirió como de su propiedad y en la que posó para una sesión fotográfica en una entrevista publicada en mayo de 2013 por la revista ¡Hola!.

El inmueble es de color blanco, pero cuenta con un sistema de luces que cambia de colores para crear ambientes. Las fotos muestran iluminaciones rosa, naranja y violeta.

Entre las empresas de Juan Armando Hinojosa Cantú se encuentra Eolo Plus, a la que el PRI pagó por lo menos 26 millones de pesos por la renta de aeronaves durante la campaña presidencial de Peña Nieto en 2012.

De acuerdo con la investigación de Aristegui Noticias, Arturo Reyes Gómez es el representante legal de Eolo Plus y de Ingeniería Inmobiliaria del Centro.

Él fue el encargado de comprar el predio de 685 metros cuadrados ubicado en Sierra Gorda 150 en noviembre de 2009, por el cual pagó 8.5 millones de pesos.

Al inicio, la obra se iba a limitar a ese predio, pero la empresa compró en diciembre de 2010 el terreno contiguo, marcado con el número 160, cuya extensión era de 728 metros cuadrados y que tuvo un valor de 9.85 millones, de acuerdo con documentos del Registro Público de la Propiedad del DF exhibidos por Aristegui Noticias.

En 2011, la empresa solicitó a la Delegación fusionar ambos predios y tramitó que el número 150 de Sierra Gorda se mantuviera como el oficial de la residencia.

La Presidencia informó ayer que la casa es de Rivera, quien firmó contrato con la inmobiliaria en enero de 2012.

Señala que pagó 30 por ciento de adelanto, con lo cual se le otorgó la posesión, y que una vez que concluya de pagarla se pondrá la escritura pública a su nombre.

“La señora Angélica Rivera Hurtado pagó a la firma del contrato, en enero de 2012, casi un año antes de que su esposo fuera Presidente de la República, el 30 por ciento del total del precio pactado, lo que hizo mediante la emisión de un cheque nominativo, de su cuenta personal, a favor de la empresa Ingeniería Inmobiliaria del Centro, S.A. de C.V., y en virtud de ello, se le otorgó la posesión”, menciona una nota informativa de la Presidencia.

Respecto a su adquisición, la Presidencia comentó que Rivera tiene la solvencia para comprar el inmueble gracias a una carrera profesional que le ha permitido consolidar su patrimonio personal.

Los inmuebles adquiridos, según la información, colindan con un domicilio que era de Rivera desde años atrás y que el objeto de adquirirlos era ampliar la casa habitación.

Con información de Reforma