El titular de la Procuraduría General de Justica del Estado (PGJE), Marcos Santana Montes, indicó que 34 ejidatarios de Ayotitlán (Jalisco), fueron detenidos por los delitos de despojo, privación ilegal de la libertad y daños a la propiedad privada del Consorcio Minero “Benito Juárez-Peña Colorada”, ubicado en el municipio de Minatitlán. Los detenidos, dijo, podrían alcanzar una pena de hasta 40 años de prisión sin derecho a fianza.

En conferencia de prensa, Marcos Santana mencionó que debido a que el pasado miércoles (22) alrededor de 350 ejidatarios irrumpieron en terrenos de dicha empresa reclamando el pago del 20% del valor de cada tonelada de hierro comercializada por el consorcio.

“Esas personas pueden alcanzar una penalidad de hasta 40 años de prisión y no tienen derecho a fianza. Vamos a proceder con toda energía puesto que en Colima el estado de Derecho tiene que respetarse, cuando una persona comete un delito tiene que responder por las consecuencias legales que el mismo le implicó”, enfatizó.

Indicó que los detenidos se encuentran a disposición del Ministerio Público a fin de deslindar las responsabilidades y resolver su situación jurídica. Detalló también que buscan a otros diez líderes del ejido de Ayotitlán que participaron en los hechos, los cuales “están plenamente identificados”.

El procurador estatal mencionó que el día de los hechos, los elementos de seguridad esperaron a que la empresa y los ejidatarios llegaran a un acuerdo, el cual no se alcanzó. Ante esa situación, mencionó, y en cumplimiento de la ley ante la comisión de delitos flagrantes, por las amenazas de incendiar las instalaciones de la empresa y por mantener retenidos a tres empleados de Peña Colorada, se recurrió a la fuerza pública para desalojar a los implicados.

Narró que ante la operación de los elementos de seguridad, los manifestantes se agruparon y comenzaron a atacar con piedras y palos a los oficiales, lesionando a diez y ocasionando “cuantiosos daños a patrullas y equipo táctico policial.

Por su parte, Arturo Tronco, director general de Peña Colorada, presente también en la rueda de prensa, dijo que las exigencias de los ejidatarios son improcedentes, pues aunque la empresa a su cargo renta 1,200 hectáreas al ejido de Ayotitlán, actualmente no se encuentran sustrayendo mineral de ellas, sino únicamente de las que forman parte de su propiedad, trabajos que, destacó, emplean de manera directa e indirecta a alrededor de 4,200 personas.

“Por esa razón Peña Colorada no aceptará ningún tipo de extorsión o presión de tales personas”, sentenció.