Camilo Gutiérrez y Omar Deneb Juárez, productor y director, respectivamente, del cortometraje “El ocaso de Juanganador de un premio Ariel en la categoría Mejor cortometraje de ficción, contaron que el galardón les tomó por sorpresa, pues competían con personas muy importantes a nivel nacional como el productor Roberto Fiesco o el director Alonso RuizPalacios.

“Competimos con gente que está ya en un nivel más alto, con mayores recursos con nosotros, entonces ya era un premio el estar nominados (…) en el momento cuando se llega dijimos, vamos aceptando que no somos nosotros, es alguien más y no hay problema”, afirmaron.

Ambos ganadores también comentaron que hay detalles del cortometraje que les hubiera gustado modificar de haber tenido más recursos, pero fueron afortunados en encontrar profesionales que creyeran en el proyecto y los apoyaran bajando sus precios.

“Yo lo he pensado varias veces cada que lo veo en pantalla, de decir ‘esto me gustaría cambiarlo’ o ‘no quiero verlo’ (…) tuvimos mucha gente que nos ayudo con muy pocos recursos, gente que suele cobrar más dinero nos dijo: ‘confío en el proyecto’, dijo el director.

¿Y la fiesta…?

Sobre la fiesta después de la premiación ambos galardonados coincidieron en que fue un impacto ver a tanta gente del medio cinematográfico y está se llevo a cabo en un bar del centro de la Ciudad de México, donde conocieron a Jonás Cuarón, hijo del director Alfonso Cuarón y que también se encontraba nominado a un Ariel por su largometraje “Desierto”.

“Empiezas a ver a un Luis Gerardo Robles de ‘Nosotros los Nobles’ y es gente que ya convive de una manera muy natural, es chido ver a esas personas como son, de repente uno se hace un imagen errónea de cómo son sus personalidades y los ves ahí conviviendo como gente muy sencilla muy normal y no necesariamente tienes que ir por la foto”, señaló Gutiérrez

Finalmente, los cineastas aseveraron que a pesar de los nuevos proyectos que este premio les pueda traer y que los lleguen a alejar de Colima, tienen la intención de seguir trabajando en el estado o al menos involucrarlo en futuros proyectos.

“Independientemente que traiga cosas buenas, independientemente que traiga cosas que nos alejen temporalmente o que involucren a otras productores o instituciones, a lo mejor foráneas, yo tengo la idea y también Omar de que sigamos involucrando a Colima, hay material, hay manera de hacer, tal vez no grabar 100 por ciento, pero sí involucrar instituciones públicas, gente, crew”, concluyó el productor.