El presidente de la Asociación Estatal de Padres de Familia, Julio Magaña, aseguró que de derogarse y no permitirse las aportaciones voluntarias de padres de familia, la Secretaría de Educación Pública (SEP) no podría hacerle frente al mantenimiento de las escuelas, ya que los recursos asignados para ese concepto son insuficientes.

Indicó que según las estimaciones realizadas por los propios directores y maestros de los planteles educativos, se requerirían $800 o $900 millones de pesos para dejar las escuelas del estado al 100%.

Julio Magaña subrayó la necesidad y la pertinencia de la participación de los padres de familia para solventar la falta de accesorios de limpieza y para el mantenimiento de las escuelas. “Con los recursos que se tienen hasta ahora. No es posible que la secretaría haga frente a los gastos para subsanar las carencias”, indicó el presidente de la Asociación de Padres de Familia en el estado”.

Aseguró que si se prohíben las cuotas de padres de familia, como lo declaró el secretario de Educación Emilio Chuayffet, los padres de familia verían positiva esa acción, aunque, subrayó, el estado tendrá que hacerse cargo.

“Si ellos establecen que ya no se hagan participaciones, en cuanto a aportaciones y mejoras de servicio, pues para mí estaría perfecto, porque eso significa que el estado ya se va hacer cargo al 100% de las escuelas”, dijo Julio Magaña.

Informó que la Asociación Estatal de Padres de Familia estará al tanto de la reglamentación de la reforma educativa para conocer si habrá alguna nueva figura para poder seguir participando válidamente.

 

Con información de César Barrera