El colimense Alejandro Murillo González, de 32 años, formaba parte de los 17 indocumentados que Carlos Enrique Félix López, un “pollero” se proponía internar por mar a Estados Unidos. Sin embargo, el traficante fue descubierto y capturado por elementos de la  Policía municipal de Rosarito (Baja California Norte) cuando dirigía a ese grupo de personas a bordo de una embarcación.

El director de Seguridad Pública Municipal, Francisco Castro, informó que a las 4:30 de la madruga del jueves (18) se percataron de la presencia de varias personas totalmente mojadas, con chalecos salvavidas anaranjados, mientras permanecían en una tienda de conveniencia ubicada en el boulevard Popotla, de la colonia La Barca.

Al ser interrogadas sobre su situación, las personas del grupo declararon ante los oficiales que viajaban bordo de una lancha muy cerca de la costa, en compañía de otras personas, las cuales intentaban introducirse ilegalmente, por vía marítima, a Estados Unidos. Uno de los indocumentados informó que el motor de la lancha se descompuso por lo que su guía les pidió descender de la embarcación y que nadaran hacia la orilla de la playa.

Según el testimonio, Félix López trasladó a varios de los aspirantes a indocumentados a un fraccionamiento de la zona costa e hizo el contacto con el tripulante de la lancha el cual se encargaría de trasladarlos ilegalmente a Estados Unidos.

Los aspirantes a indocumentados indicaron que pagarían entre cinco mil y ocho mil dólares cada uno al ser internados ilegalmente a Estados Unidos. El director de Seguridad Pública Municipal, instruyó que  el presunto traficante y las 17 personas fueran presentados ante el Ministerio Público del Fuero Federal por la probable comisión de un hecho constitutivo de delito.

 

Con información de agencias