Cuando están en régimen alimenticio para bajar de peso, ¿saben realmente qué pasa con esos kilos de más? La grasita se va y no deja rastro. Habrán escuchado que se convierte en energía o calor pero esto es incorrecto.
Según un estudio de la Universidad Nueva Gales del Sur, en Australia, la mayor parte de la masa es exhalada por el cuerpo, como el dióxido de carbono; ósea se va en el aire cuando respiramos.
Así que échenle cuentas: para perder 10 kilos de grasa necesitan inhalar más de 29 kilogramos de oxígeno. Durante este proceso metabólico producirán la nada despreciable cantidad de 28 kilogramos de dióxido de carbono y 11 litros de agua.
Recuerden que adelgazar no es proceso mágico, siempre consulten a un especialista antes de iniciar un régimen de ejercicio o alimenticio.