Mauricio Bretón González, investigador del Observatorio Vulcanológico de la Universidad de Colima y uno de los responsables del proyecto de Atlas de Riesgo del Municipio de Comala, informó que los principales peligros que enfrenta esa demarcación territorial tienen que ver con la actividad volcánica.

Lo anterior lo explicó el investigador al ser cuestionado sobre el tema, luego de que ese documento fuera entregado este viernes (15) por parte del rector de la Universidad de Colima, Eduardo Hernández Nava, al presidente municipal, Salomón Salazar, en el auditorio municipal “Juan Rulfo”.

De acuerdo a Bretón, el Atlas de Riesgo lleva consigo el análisis principalmente de los fenómenos geológicos y los fenómenos hidrometeorológicos que se producen en el municipio, mismos que están planteados a diferentes escalas de detalle.

Dijo que principalmente lo que se busca es que ese documento dé respuesta a todos los habitantes y sobre todo a los sistemas de protección civil del municipio, sobre lo que se pueden encontrar en caso de sismos, erupciones volcánicas, deslizamientos y la afectación por huracanes, crecimiento de ríos y algunos otros temas generados por el hombre

“En el sitio donde nos encontramos el volcán es uno de los principales motores de riesgo que tiene el municipio, sin embargo dentro de la actividad volcánica existen diferentes peligros; los flujos piroclásticos por un lado, los lahares por otro lado, las bombas volcánicas (fragmentos lanzados por el volcán) por otro y esos digamos que serían unos de los peligros más importantes que hay en el municipio”, puntualizó.

Añadió que en el caso de los fragmentos volcánicos o bombas volcánicas, que son lanzados por el coloso, en el Altlas de Riesgo de Comala se estima que estos podrían llegar hasta una distancia de cinco kilómetros.

Durante el evento protocolario de entrega y recepción del documento, el presidente municipal, dijo que éste era algo muy importante para su municipio, ya que les permitirá los elementos necesarios para cuando llegue alguna contingencia y a la vez saber cuáles son los puntos más críticos en el municipio.

Agradeció al rector el apoyo y respaldo para realizarlo, pues dijo que fue la universidad la que puso la parte económica que le correspondía aportar al municipio, para lo cual se requirió una inversión de 1 millón 500 mil pesos de los cuales 1 millón 50 los aportó la Secretaría de Desarrollo Agrario Territorial y Urbano (Sedatu) y el resto la casa de estudios.

En su oportunidad, Melchor Ursúa director general de la Unidad Estatal de Protección Civil, consideró que en Colima se tiene que ir progresando en la cultura de la protección civil, y consideró esa entrega como un paso muy significativo para toda la población.

“Tenemos que analizar ese documento, tenemos que conocerlo, llevarlo a la práctica para poder hacer un buen uso de este pues es indispensable para todas las poblaciones el saber los riesgos a los que se está expuesto y el saber cuáles son las soluciones a esos riesgos, nos va a dar un ventaja grande para poder actuar en caso de una emergencia”, añadió.

Expuso que gracias al apoyo de la Universidad de Colima se están haciendo los movimientos necesarios para poder terminar y poner en práctica el Atlas de Riesgo Estatal, en el que van a ir incluidos todos los atlas municipales, para así poder coordinarse todos de forma unánime y poder reaccionar en algún desastre que se pueda presentar.

Por su parte el delegado de la Sedatu en la entidad, Carlos Cárdenas Roque, informó que desde 2013 a la fecha esa dependencia a través del Programa de Prevención de Riesgos ha financiado un total de ocho proyectos para la elaboración de ese documento al mismo número de municipios, excepto Tecomán y Cuauhtémoc, con una inversión federal total de 6 millones 776 mil 250 pesos.

Aclaró que si bien Tecomán ya cuenta con ese documento, no fue la Sedatu la que le apoyó para hacerlo, pues el municipio gestionó el recurso directo ante la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol); mientras que Cuauhtémoc ya hizo la solicitud a la Sedatu para realizarlo y la gestión ya está en proceso.

En su oportunidad, el rector de la Universidad, recordó que Colima es un estado ubicado en una zona vulnerable a la presencia de fenómenos geológicos, como sismos, actividad volcánica o bien, fenómenos hidrometeorológicos.

“Es indispensable tener elementos a la mano para poder tomar las mejores decisiones de acuerdo con el conocimiento que se tiene y a partir de ello establecer acciones de prevención, reacción y mitigación de riesgos en caso de presentarse algún fenómeno que ponga en riesgo a la población; para que lo anterior sea posible los atlas de riesgo constituyen un elemento básico para tomar las decisiones más adecuadas en materia de protección y crecimiento de la infraestructura urbana”, refirió.

Finalmente, manifestó al alcalde comalteco su disposición para que el personal universitario capacite a quienes integran las dependencias municipales relacionadas con la protección civil, en el uso óptimo del Atlas de Riesgo recién entregado.

UdeC pide al municipio donación del inmueble donde se ubica el bachillerato de Suchitlán

Hernández Nava aprovechó el evento para solicitar al municipio, la donación del inmueble que actualmente alberga al Bachillerato 32, con domicilio en Calle Gardenia sin número de la comunidad de Suchitlán.

Al dar lectura al documento que también le fue entregado a Salomón Salazar, dijo que hacían el compromiso institucional de que el inmueble continuará siendo un espacio destinado “a la impartición de una educación de nivel medio superior de calidad”, cuya población actual es de 194 alumnos de las comunidades aledañas e incluso de algunas del vecino estado de Jalisco.