El rector de la Universidad de Colima, Eduardo Hernández Nava, adelantó que ante el posible recorte presupuestal que la federación podría hacer el próximo año a las universidades públicas, esa casa de estudios tendrá que “apretarse el cinturón” y hacer los ajustes necesarios en el gasto para no afectar los programas.

“Acabamos de tener una reunión del Consejo de Universidades Públicas e Instituciones Afines (CUPIA) precisamente hace ocho días en Morelia y la información que nos dieron es de que vienen tiempos difíciles, de que no va haber incremento en el presupuesto irreductible que llamamos”, advirtió.

Añadió que ante ese escenario confían en lo que se pueda obtener a través de las denominadas, “bolsas concursables o presupuestos extraordinarios”, para impulsar programas que tienen que ver con la habilitación de la planta docente, con elevar la calidad de sus programas educativos y también con la educación integral de sus alumnos.

“Es un proceso de preparación porque en unos días más estaré defendiendo precisamente ese proyecto ante pares académicos que nos establece la Secretaría de Educación Pública; estamos concursando por 50 millones de pesos precisamente para esos objetivos que les comenté, vamos a ver cómo nos va, esperemos que nos vaya bien para seguir fortaleciendo todos estos proyectos”, añadió

Aunque también estimó que donde podría haber reducciones presupuestales es precisamente en esas aportaciones extraordinarias o en las bolsas concursables, pero espera que de darse esa reducción, no sea mucha para poder seguir adelante con sus proyectos.

Precisó que el presupuesto irreductible que maneja actualmente esa casa de estudios es de mil 700 millones de pesos; mientras que el concursable puede variar y aclaró que el correspondiente de esa bolsa para el presente año todavía está por llegar y no se sabe aún cuál es el monto que llegará.

“Hasta donde nos han informado las autoridades de la Secretaría de Educación Pública, no habrá reducción en el presupuesto irreductible pero tampoco habrá aumento, entonces ya nos damos nosotros con que se mantenga así”, deseó Hernández Nava.

—¿Les podría afectar esto?

“Tendremos que apretarnos el cinturón, tenemos que hacer ajustes nosotros en la institución, en el gasto corriente, en todo lo que corresponda (…) Programas no se afectan, nos adecuamos, confiamos mucho en el equipo de trabajo que tenemos en la institución, en los funcionarios, para hacer todos los ajustes que sean necesarios y atender lo más prioritario y lo más importante”.