El Secretario de Educación del gobierno estatal, Óscar Javier Hernández Rosas, dio a conocer que sólo un maestro de educación básica se encuentra en peligro de ser despedido por no presentar la evaluación de desempeño docente, pues éste presentó ante el Instituto Nacional de Evaluación Educativa una queja por este examen.

De acuerdo con el titular de la dependencia, todavía falta que finalice el proceso administrativo que lleva a cabo el docente, aunque señaló que por el momento, no hay pruebas de que el profesor haya cumplido con alguna etapa de las que antecedían a este examen.

“Ese profesor está en un proceso que no ha concluido, pero no hay evidencia de que ese profesor hubiera presentado las etapas de la evaluación que le corresponde. Promovió un juicio de amparo ante el proceso (…), si él no acredita que cumplió con lo que establece la ley general del servicio profesional docente, seguramente podría traducirse en eso (un despido)”, afirmó Hernández Rosas en entrevista con Ángel Guardián.

También recordó el caso de un profesor de educación media superior, quien pudiera encontrarse en la misma situación; sin embargo, Hernández Rosas indicó no tener toda la información al respecto.

Detalló que en total, tres directores de planteles educativos y 27 profesores resultaron con una calificación “no idónea”, por lo que ya se trabaja con ellos en una “ruta de mejora” para que en la próxima evaluación mejoren el puntaje.

Resaltó que a los profesores con las mejores calificaciones ya les entregaron 100 horas en el nivel de secundaria; además informó que hubo 10 casos que no presentaron la evaluación, dos porque estaban en etapa de prejubilación y siete eran directores que recibieron un examen de docente, el cual no va acorde a sus funciones y no tienen la obligación de presentarlo.