Por decir lo que piensan, por no titularse, por salir de noche, tomar cerveza, por feministas… por estas y otras razones, las mujeres colimenses piensan que serían revictimizadas e incluso culpadas si fueran asesinadas.

La madrugada del  3 de mayo, el cuerpo sin vida de una joven fue encontrado en una caseta de teléfono de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), con un cable amarrado en su cuello. La mujer luego sería identificada como Lesvy Berlín de 22 años.

Tras identificar el cuerpo de la joven y hablar con un testigo, la Procuraduría General de Justicia de la Ciudad de México difundió a través de su cuenta de Twitter algunos datos que no aportaban información sobre el crimen y su investigación, pero sí exponían que la víctima había estado “alcoholizándose y drogándose” antes del asesinato, además de que había dejado la escuela y “debía materias”.

Los tuits provocaron la indignación de los usuarios al considerar que buscaban revictimizar a Lesvy Berlín y culparla de su propio asesinato, incluso, Rodolfo Ríos, titular de dicha dependencia capitalina, reconoció que los mensajes fueron inapropiados y la Coordinación de Comunicación Social de la Procuraduría ofreció una disculpa y retiró las publicaciones de la red.

A raíz de esto, mujeres de todo el país respondieron con el hashtag #SiMeMatan en el que anticipan cómo se les revictimizaría si fueran asesinadas. Esto es lo que algunas colimenses escribieron en sus redes sociales:

@massiel.hernandezfotografa

#SiMeMatan dirán que no me había titulado, que seguramente me lo busqué por andar saliendo de noche y sola junto con mis amigas, todas de dudosa reputación y además tatuadas.

@AreliRosasG

#SiMeMatan dirán que soy feminista, que soy una grosera, que calladita me veo más bonita, que soy complotera, que sólo pensaba en mí, que soy libertina, una mala influencia para las demás mujeres, una BRUJA.

@LinaMoonContreras

#SiMeMatan Me gusta mucho el mezcal, la cerveza, amo bailar como la loca que soy, me gusta el sexo, lo disfruto libremente, uso escotes, shorts, estoy tatuada, no he sido la mejor estudiante, he tenido sexo casual, escribo lo que veo de mi país sin maquillarlo, odio las agresiones hacia las mujeres (me importa un carajos si viene de un hombre o de una mujer, agresión es agresión). Le he gritado al gobierno sus verdades. Hablo de sexo libremente y ayudo a mujeres a liberarse. He sido llamada “puta”, “feminazi”, “machorra”, “revoltosa”
Soy imperfecta, y lo más duro… Soy mujer…

@karina.bonales

#SiMeMatan dirán que por feminista histérica, recalcitrante, mamona y contradictoria, porque no es igualdad sino equidad (….) será por puta, por hablar de sexo a destajo, por follar con mil, por decidir.

@anagar2007

#SiMeMatan dirán que yo me lo busqué, que algo habré hecho, que eso me pasa por salir de noche, por vestir falda, por vivir sola, por beber, por salir con hombres, por tener tatuajes, por tener amigos, por viajar sola, por no avisar dónde estaba, por puta, por mustia, por tener novio, por no tener novio, por no querer hijos, por feminista, por machorra, por feminazi, por estudiar, por no estudiar, por no volver temprano, por quejarme, por no obedecer, por ser mujer. Dirán que fue suicidio. Me culparán.

Si me matan, NO será mi culpa.

@samyy.uriostegui

#SiMeMatan dirán que es porque me gusta tomar mucha cerveza, hablar con gente que no conozco, sonreír a los extraños, viajar sola, andar con vestidos y shorts cortos, porque soy feminista, porque me molestan los piropos, porque defiendo mi independencia, porque soy muy grosera y porque no me callo en sobre lo que no parece correcto.

De acuerdo a información del Banco Colimense de Datos e Información sobre Casos de Violencia contra las Mujeres (Bacovlim) del Instituto Colimense de las Mujeres (ICM), hasta mayo de 2016, la última actualización que se hizo de la plataforma, en Colima se tenían registrados mil 216 casos de agresiones, sin embargo esta plataforma no detalla los años a los que pertenecen dichos datos.

Actualmente, la entidad se encuentra esperando la resolución de la Secretaría de Gobernación (Segob) sobre la emisión de la alerta de género, el 30 marzo de este año, Evangelina Flores, presidenta de Ius género, una de las asociaciones que solicitaron la alerta desde 2014, dio a conocer que en 15 días la dependencia federal debería emitir un fallo al respecto, sin embargo, hasta la publicación de esta nota, no se ha conocido más sobre el tema.