Mieko Nagaoka, una nadadora japonesa que acaba de cumplir 100 años, consiguió completar una prueba de 1.500 metros libres en alberca semi-olímpica, una hazaña que ninguna persona mayor a 100 años había logrado.

La nadadora cubrió la distancia en 1h 15m 54s, el sábado en la prefectura de Ehime, en Japón, y optó por el nado de espalda, apoyada en todo momento por los aplausos de un público enardecido, marcando un récord en el proceso.

La alegre anciana espera ahora que el Guinness World Records haga oficial el suyo y no piensa quedarse aquí: “Quiero nadar hasta la edad de 105 años si consigo vivir hasta entonces”, dijo a la agencia Kyodo.

Nagaoka comenzó a nadar a los 80 años cuando acudió a sesiones de acuaterapia para resolver un problema de la rodilla y desde entonces ha roto récords de edad en los 100 metros, 200 metros, estilo libre de 800 metros y 200 metros de espalda.

“Es asombroso que mi madre haya alcanzado su meta a esta edad. Ella usa su mente para intentar averiguar cuál es la mejor forma de nadar e incluso intenta cambiar su técnica para romper un récord, estoy muy orgulloso de ella”, aseguró su hijo Hiroki Nagaoka.

Con información de CNN y El Norte