Antes de iniciar su ascenso Baumgartner declaró que “a veces tenemos que llegar muy alto para ver lo pequeños que somos”.

Cuatro minutos 22 segundos fueron suficientes para que el austriaco Felix Baumgartner batiera un récord al romper la barrera del sonido en caída libre desde más de 39 mil metros, alcanzando un velocidad de mil 342 kilómetros por hora, según la Federación Aeronáutica Internacional.

El ex oficial de las fuerzas militares de Austria, subió en globo aerostático al punto más alejado desde la superficie de la Tierra y se lanzó al vacío para lograr la hazaña, coincidiendo con el 65 aniversario del vuelo en que el legendario piloto estadounidense Chuck Yeager, rompió por primera vez la barrera del sonido, el 14 de octubre de 1947.

El salto fue transmitido a través de internet  con imágenes captadas por unas 35 cámaras desde la superficie de la Tierra, así como otras colocadas en el interior y exterior de la cápsula en la que hizo el ascenso de dos horas 36 minutos.

Baumgartner aterrizó sin contratiempos en las cercanías de Roswell, y levantó los brazos en un saludo de victoria.

Para este acto histórico se utilizó uno de los mayores globos aerostáticos construidos hasta ahora, 10 veces más grande que el tamaño normal. Tiene un diámetro de más de 120 metros y su altura equivale a un edificio de 55 pisos.

Baumgartner, de 43 años, usó un traje y un casco presurizado de 200 mil dólares, semejante al que usan los astronautas al salir al espacio, pero con más flexibilidad para poder maniobrar y ejecutar los movimientos de un paracaidista.

Uno de los récords que buscó romper fue el de salto en paracaídas que desde 1960 ostenta el ex coronel de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, Joe Kittinger, quien se lanzó desde un globo de helio a 31 mil 333 metros de altura. Kittinger, de 83 años, formó parte del equipo de 300 expertos e ingenieros que tuvieron a su cargo el monitoreo de la histórica misión patrocinada por una firma de bebidas energizantes. NTX

Con información de El Informador