Empresarios, personajes del ámbito cultural, asociaciones civiles, y sociedad en general, convergieron este martes (20) a las puertas de Palacio de Gobierno para expresar un mismo sentimiento: querer ser libres y salir a la calle sin temor.

“A mis hijos ya no los puedo dejar que vayan a eventos, a fiestas, que salgan nada más así a la calle a la hora que sea, porque no es ni la hora. Ya suceden todas estas muertes a cualquier hora”, platica una mujer adulta que se organizó con sus amigas a través de Whatsapp para asistir al evento.

“Ya queremos ser libres, ya queremos vivir sin miedo (…) ya no salgo a ningún lado, antes me sentía libre, iba y venía de un lado a otro a la hora que fuera. Ahora llego de mi trabajo a la casa y ya, no salgo”, comenta otra mujer, quien también va acompañada de sus amigas.

“Me afecta por el hecho de que transito por estas calles, y al ocurrir este tipo de actos violentos me cohíben a ya no salir, ya no transitar ciertas calles por lo peligrosas que se puedan volver”, expresa una joven.

“Salir a divertirme ya no es lo mismo. Ya no es tan fácil decir: me voy a tomar una cerveza o voy a ir al cine tarde, porque estoy volteando a ver si alguien me está siguiendo, sobre todo como mujer”, reclama una chica que acudió junto con quienes integran la asociación Iniciativa Juvenil Colimense.

Luz_Uno

Una luz por Colima” es el nombre de este evento que se llevó a cabo desde las ocho de la noche en el centro de la capital, reuniendo a alrededor de 300 personas. Fue convocado por el gremio empresarial tras el homicidio de Ricardo Uribe –empresario y consejero de la Cámara Nacional del Comercio (Canaco) en la ciudad de Colima– asesinado el pasado 13 de febrero con un arma de fuego en una de las principales avenidas de la capital.

Una luz que viajará por la entidad

La idea es expresarle al Gobierno la inconformidad ciudadana respecto a los resultados en materia de seguridad, pero también demostrarle que los colimenses están unidos en torno a la misma necesidad.

Esta concentración, se replicará en Manzanillo, Tecomán y Villa de Álvarez, sin embargo, aún no se tienen las fechas concretas, mismas que serán dadas a conocer a través de las páginas de Facebook de los distintos organismos empresariales en la entidad.

Luz_Cuatro

¿Qué dicen las cifras?

Las mediciones de la Encuesta Nacional de Seguridad Pública Urbana (Ensu) que realiza en Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), arrojan que durante el último trimestre de 2017, el 77.4% de quienes habitan en la capital de Colima, dijeron sentirse inseguros viviendo ahí.

Y no solo eso, dicha percepción ha influido en sus rutinas, pues 52.5% de los encuestados ha dejado de llevar cosas de valor consigo por este miedo; el 47.9% ya no deja que los menores salgan solos de su vivienda; 43.8% ha dejado de transitar de noche por calles aledañas a sus casa; y 23.1% dejó de visitar a parientes o amigos.

De acuerdo a las últimas actualizaciones del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, la entidad termino el año con 816 víctimas de asesinato, que equivale a una tasa 93.34 por cada 100 mil habitantes, siendo el estado con la cifra más alta, dejando a Baja California Sur en segundo lugar con 75.32 y a Guerrero en tercero con 64.26.

De acuerdo al mismo secretariado, durante 2016, Colima cerró el año con 607 homicidios dolosos y en 2015 este número descendía a 189.

Luz_Dos

¿Qué está fallando?

“Sobre las estrategias que el gobierno ha hecho… le está ganando la inseguridad al gobierno”, afirma uno de los asistentes a “Una luz por Colima”.

“Hace falta un poco más de precisión en materia de seguridad y faltan muchos valores. Cuando sales a la calle no es el gobierno el que te chifla, son las personas”, opina otra joven que acudió al evento.

“Se tienen que replantear bien las políticas públicas en materia de seguridad (…) una estrategia a fondo en los tres niveles de gobierno. El gobernador debe entrarle con más ganas y más fuerzas”, coincide un asistente más.

Y es que además de coincidir en cuanto a las afectaciones que ha tenido su vida por el aumento de la violencia en el estado, los manifestantes también concordaron en que es necesaria una mayor participación ciudadana, un cambio en las políticas públicas y una tolerancia cero en cuanto a la impunidad.