En Colima no existe una figura jurídica dentro del Código Penal, de la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia o de los reglamentos municipales que resulte en una sanción para quien acose sexualmente a alguien en la vía pública, pero hay alternativas a las que pueden recurrir las personas que se sientan ofendidas.

Ya sea que la agresión suceda en la calle, en un transporte público, se trate de tocamientos en contra de tu voluntad, palabras lascivas o alguien siguiéndote o mostrándote sus genitales, esto es lo que puedes hacer para denunuciar, según dijo a RadioLevy el Instituto Colimense de las Mujeres (ICM) y la organización civil “Calle sin Acoso Colima”.

1. Recabar evidencias

Lo ideal, de acuerdo al ICM y “Calle sin Acoso Colima”, es tomar una foto o video de tu agresor, aunque no es indispensable.

Si tienes testigos, llévalos. Si sufriste un acoso y luego te reuniste con alguien o le contaste al respecto y dicha persona puede testificar que el hecho te alteró; también puede ser tu testigo, además de que una valoración psicológica te puede ayudar a acreditar la agresión.

“Testigo no sólo es la persona que ve, si yo le tengo mucha confianza a mi amiga y le cuento y mi amiga ve que llegué alterada asustada o molesta, también esa persona puede ser un testimonio”, declaró Mariana Martínez, directora del ICM.

2. Identificar el delito

Los casos de acoso en espacios públicos normalmente se encuadran dentro de dos delitos del Código Penal: pornografía u hostigamiento.

Es pornografía si el agresor te hace una invitación a realizar un acto sexual. Preguntarte, por ejemplo, “¿cuánto la noche?” en la vía pública, ya lo hace cometer este delito. También es pornografía si te muestra sus órganos sexuales.

El Código Penal establece los casos en el Capítulo II, artículo 170, fracciones III y IV.

III.- Al que públicamente invite a otro a realizar un acto sexual.
IV.- A quien haga exhibición obscena de sus órganos sexuales o se haga tocamientos obscenos en público o en privado, de manera que pueda ser visto.

Por otra parte, es hostigamiento si te acosa u asedia con el propósito de hacerte un daño y estás en una situación de subordinación, según explicó la directora del ICM; la subordinación en la que te encontrarías si te acosan en la calle es cultural y se tiene prevista dentro de la Ley de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia, en el apartado de violencia comunitaria.

La sanción para el hostigamiento viene prevista en el cuarto capítulo del Código Penal, artículo 152:

A quien asedie, acose o solicite favores de naturaleza sexual, para sí o para un tercero, valiéndose o aprovechándose de una situación de superioridad o posición jerárquica, derivada de relaciones laborales, docentes, domésticas o de cualquier otra índole que implique subordinación, con amenaza de causar a la víctima cualquier mal, daño o perjuicio relacionado con las legítimas expectativas que pueda tener en el ámbito de dichas relaciones, será sancionado con prisión de uno a tres años y multa por el importe equivalente de cien a 500 unidades de medida y actualización. Si se ocasionan daños la pena aumentará de uno a tres años de prisión.

“Donde dice cualquier tipo de subordinación, si te vas a la propia Ley (de Acceso de las Mujeres a una Vida Libre de Violencia) dice que cuando ocurren tantos hechos de cierta naturaleza, eso genera una desventaja para las mujeres y la desventaja genérica o ampliada en la sociedad justamente genera un tipo de subordinación.

“Lo único que tendrías que hacer es acreditar que existió un acto de asedio (…) este delito te pide que el sujeto activo tenga la intención de causar un mal (…) Si el sujeto la intención que tiene es de molestar, eso es un daño y se acredita con él, con que tú digas la naturaleza de la acción que te está realizando”, detalló Mariana Martínez.

3.  Denunciar y buscar acompañamiento

Para seguir con el proceso debes acudir a tu agencia ministerial más cercana a levantar tu denuncia por pornografía u hostigamiento, según sea el caso, además de pedir una orden de protección para ti si es que tienes alguna forma de identificar al agresor.

Para acompañamiento jurídico puedes llamar a la “Línea Mujer” al número 075 para consultar dónde se encuentra la oficina de asesoría de la víctima más cercana.

Si te dan una orden de protección, el ICM te otorgará un número de celular para monitorearte cada ocho horas y asegurarse que tu agresor no ha roto el mandato judicial.

4. Recurrir al bando policial y de buen gobierno

Según la organización “Calle sin Acoso Colima”, otra opción es llamar al 911 o pedir ayuda a cualquier policía que esté cerca y basarte en el Bando Policial y de Buen Gobierno, aunque este documento cambia según el municipio y debes revisar cuales son las posibles infracciones (basta una rápida búsqueda en Google).

En el caso de Colima capital, lo que tienes que decir es que la persona que te está causando una molestia en la vía pública o turbo tu tranquilidad.

Ambas actitudes representan infracciones en el artículo 31:

XI. Causar molestia a las personas, ya sea en la vía pública o dentro de su propiedad privada, encontrándose o no el infractor en estado de ebriedad o bajo el influjo de tóxicos, estupefacientes y/o sustancias psicotrópicas.
XII. Causar molestia a las personas que se encuentren en la vía pública encontrándose en estado de ebriedad o bajo el influjo de tóxicos, estupefacientes y/o sustancias psicotrópicas.
XIII. Alterar el orden o incitar a que se turbe la tranquilidad de las personas.

En Villa de Álvarez puedes decir que se te ofendió de palabra, o en caso de que te muestre sus genitales, puedes decir que exhibió un desnudo en vías públicas. Ambas son actitudes sancionadas en el artículo 23:

I. Ofender de palabra o golpear a cualquier habitante del Municipio, en las vías y espacios públicos.
XV. Exhibirse desnudos en las vías y espacios públicos del Municipio, individualmente o en grupo, así como exhibir total o parcialmente los genitales en esos mismos espacios, sin el permiso de la autoridad competente.

“Tienes que dirigirte directamente con un policía o marcar al 911, pero tienes que usar las palabras exactas que vienen en el bando oficial y de buen gobierno”, explicó Gabriela Alegría, integrante de la asociación “Calle sin Acoso Colima”.

“Tienes que usar las palabras exactas que vienen en el documento (…) habiendo tanta permisividad para que los hombres ejerzan violencia, que un hombre te hable en la calle, a mí me parece una advertencia (…) Uno se atreve a decirte algo, otro se te acerca más, otro te toca, después va a haber otro que sí te viole, parten de la misma raíz (…) nadie tendría porque irrumpir en tu espacio cuando vas por la calle (…) desde el momento en que te incomoda es acoso”, agregó.

De acuerdo al director de Seguridad Ciudadana y Vialidad del Ayuntamiento de Colima, Roberto García Avendaño, este procedimiento es adecuado y el policía al llegar al lugar hará una valoración de la situación y llevará al agresor ante un juez calificador para que dicte la falta administrativa correspondiente.

A pesar de la existencia de los mecanismos mencionados, tanto Mariana Martínez como Gabriela Alegría coinciden en que son procesos complicados. En el caso del recomendado por la organización civil, porque la reacción implica tener pruebas para acusar al agresor, mientras que en los casos de pornografía y hostigamiento, el proceso penal puede ser tardado.

“Mucho se ha preguntado “¿tendremos que elaborar un delito sobre hostigamiento o acoso callejero?” No lo sé, yo lo que haría para tipificar todos los tipos de violencia, es tipificar un delito, y es en lo que estamos trabajando, de violencia de género y ahí incluir todas: violencia política, en la vía pública, medios de transporte y todo lo demás”, concluyó la directora del Instituto Colimense de las Mujeres.