El Índice Nacional de Precios al Consumidor, mide la inflación en los productos pero también nos deja saber cómo han cambiado los patrones de consumo en los mexicanos, qué artículos y servicios han dejado de ser ponderantes  y cuáles les han reemplazado.

Este año, el índice fue actualizado dando paso a nuevos insumos, por ejemplo, en este 2018 se incorpora a la lista la leche de soya y los tés, mientras que el servicio de telefonía fija a larga distancia sale de ella.

Para explicar mejor este tema y sus implicaciones, platicamos con Octavio Grageda, coordinador estatal del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) y Alfonso Radillo subdirector de estadística.