Manuel Pérez del Toro, director de Concesiones de Pinfra, indicó que la situación del puente de Tepalcates es una “pre-crisis”, en donde la obligación y responsabilidad de la empresa es construir un nuevo puente de manera inmediata, pero que acatarán la ruta que señale el gobierno federal.

Explicó que en la última revisión que se hizo al puente en abril, la empresa contratada entregó su reporte a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), quien determinó una emergencia debido a la erosión y que las pilas (la parte enterrada del puente) se han socavado de manera importante.

Esto, dijo, considerando que el puente se construyó a finales de los 80, bajo criterios que cambiaron al ser construida la regasificadora, pues debido al paso de los buques de gran calado se sacaron alrededor de 13 millones de metros cúbicos de material de fondo; además, el cambio en el ambiente provocó que hoy se reciba mucha más cantidad de agua salina.

Sin embargo, Del Toro señaló que Profepa clausuró la obra, argumentando que no se trata de una emergencia, requiriendo una Manifestación de Impacto Ambiental Federal (MIA) y un Estudio Técnico Justificativo (ETJ), básicos para cualquier construcción, pero que en casos de emergencia, se exceptúan.

Aseguró que la construcción del puente es una obra proyectada a un año aproximadamente, pero que con los trámites requeridos, puede extenderse hasta 3 años.

Finalmente, dijo que la SCT no ha determinado que el puente esté en una condición de riesgo, sin embargo, la preocupación es que pase el tiempo y llegue el momento en que no pueda ser utilizado.

Escucha la entrevista completa: