Miguel Cavazos, presidente del sistema Producto de Palma de Coco del Estado de Colima, y Carlos Malcher, director de la empresa A de Coco, alertaron a todos los productores de la entidad sobre la necesidad de renovar los palmares de la entidad por la baja productividad asociada a la etapa final del ciclo de vida de esta especie.

En entrevista con RadioLevy, los productores explicaron que desde hace 40 años los cultivos de palma colimenses no se han renovado, y de continuar esta situación será imposible seguir abasteciendo la demanda de coco del estado, del país y aprovechar las oportunidades en los mercados internacionales; los empresarios aseguraron que cerca del 80 por ciento de los palmares de la entidad dejarán de ser productivos en menos de una década.

“Tenemos cuarenta años que no se renuevan los palmares en Colima de manera seria, existen muchos temores porque es una inversión a largo plazo y buscamos que los productores puedan despejar las dudas que pudieran tener”, explicó Malcher.

“La palma tiene una vida productiva y después comienza su etapa de vejez y deja de producir, es la etapa en la que están la mayoría de los palmares en Colima. En Colima la vida productiva de una palma es de 60 años y ya estamos en eso”, precisó.

En ese sentido, el empresario añadió que Colima es la entidad con la mayor infraestructura para procesar productos a partir del coco, por lo que consideró fundamental que los empresarios que se dedican a la siembra de este fruto comiencen a ser conscientes de la urgencia de producir con sanidad y cuidando la salud de los cocoteros.

Además, indicó que otra de las problemáticas que aquejan a los productores de coco es la presencia del picudo negro, un insecto que afecta de tal manera al fruto que es capaz de destruirlo en menos de dos años, por lo que recomendó a ese sector empresarial mantenerse al tanto.

“Para abordar ese tema hace falta que los productores hagan conciencia de que se tiene que atacar esa plaga poniendo trampas con feromonas para atraerlo y matarlo o bien, cortando a las palmas infectadas y sacarlas del predio”, abundó.