Jaime López, presidente del Consejo Estatal del Café, informó que a causa de las plagas y enfermedades como la broca y la roya, así como la falta de renovación de plantas, la producción del grano de café ha disminuido hasta un 50 por ciento en los últimos tres años, pues de cada hectárea obtenían entre 700 y 800 kilos del grano, mientras que actualmente apenas cosechan 400.

Expuso que en toda la entidad se tienen sembradas unas 1 mil 800 hectáreas de cafetales, distribuidas en los municipios de Manzanillo, Minatitlán y Comala, de las cuales entre un 50 y 60 por ciento requieren ya una renovación de plantas; y aunque reconoce que muchos productores al principio se resistían a hacer ese cambio, poco a poco van entendiendo al ver la poca producción que existe.

“Prácticamente lo que ha pasado (…) es que cuando estaba el programa de ‘Inecafé’, que lo manejaba el gobierno, se le apoyaba mucho al productor y usted sabe los mecanismos que se han venido trabajando de gobierno, dejó de haber apoyo para los productores y ahí como que se empezaron a quedar acostumbrados a que los apoyaban y ya le echaron menos ganas; también el (Tratado de) Libre Comercio que nos ha afectado”, refirió.

Aunque también reconoció que si bien el suelo colimense tiene las características para producir un buen grano, no todos los productores tienen la cultura de tener un buen proceso, desde el cuidado de las plantas hasta la cosecha, por lo que no pueden obtener la calidad que se requiere para ser competitivos a nivel internacional, a pesar de que sí se tiene la demanda del grano por parte de empresas extranjeras.

De acuerdo al líder de los cafetaleros de la entidad, a raíz de esa afectación que han venido padeciendo en los últimos años en cuanto a la producción, en 2017 se podrían exportar a Estados Unidos unas 20 toneladas menos que en 2016.

Adelantó que el próximo 24 de marzo vendrá el personal de las dos empresas estadounidenses que han estado comprando el grano colimense en años anteriores, pues cada año traen expertos que realizan la cata del producto para verificar los estándares de calidad que les exigen en cuanto a aroma y sabor, pues de ello dependerá no solo el precio, sino que les compren o no este año.

“Exhortaría a las autoridades de que nos pongan más atención en la demanda de erradicar o controlar las plagas que tenemos, que nos han estado afectando y pues ellos son los que pueden bajar recursos, nosotros estamos en la mejor disponibilidad de trabajar con el productor e informarles, pues la verdad es que hay mucha apatía por parte del productor que se está desmoralizando”, sugirió.

Cabe recordar que en septiembre de 2016, el titular de la Secretaría de Desarrollo Rural (Seder), Agustín Morales Anguiano, reconoció que el 100 por ciento de las hectáreas de cafetales que existen en el estado son afectadas por la plaga conocida como la broca del café, mientras que un 50 por ciento de las mismas también presentan afectación por la roya y estas problemáticas se han estado atendiendo a través del Comité Estatal de Sanidad Vegetal del Estado de Colima (Cesavecol), que recibe fondos estatales y federales y que es dirigido por un productor colimense.

Lee: Broca y roya, las dos plagas que afectan al café colimense

Ante esta problemática, Mely Romero, subsecretaria de Desarrollo Rural de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), consideró que vale la pena que los productores de café piensen en la reconversión de sus cultivos, pues dijo que “no vale la pena invertir en algo que no deja ganancias”.

Lee: Cafetaleros de Colima deben repensar la reconversión de sus cultivos: Mely Romero