El magistrado presidente de Supremo Tribunal de Justicia del Estado (STJE), Bernardo Salazar Santana, dijo que hasta el momento ningún integrante del Poder Judicial han recibido amenazas ni presiones de parte del crimen organizado, no obstante reconoció que cuando llevan a declarar a algún detenido involucrado con el mismo, se toman precauciones como pedir el resguardo policial de las oficinas donde se realizan las audiencias.

“En términos generales no hemos tenido conocimiento de alguna amenaza o intimidación hacia los diferentes encargados de impartir justicia (…) no tenemos ningún dato en ese sentido, hemos tomado precauciones sí, hemos tenido asuntos delicados donde están involucradas personas que se les identifica como miembros de la delincuencia organizada y cuando se desahogan las audiencias, sobre todo en las salas del nuevo sistema de justicia hemos pedido apoyo para que se resguarde el área”, puntualizó.

De acuerdo a Salazar Santana, por el momento no ven la necesidad ni de cubrirle el rostro a los jueces en las audiencias relacionadas con ese tipo de detenidos, ni de tomar alguna otra medida de seguridad para quienes son los encargados de impartir justicia, pero añadió que si alguno de ellos llegara a pedir un apoyo de seguridad personal por alguna situación de esta naturaleza, se le brindaría, aunque insistió en que hasta el momento no ha sucedido.

“Estamos expuestos a ello, sí estamos expuestos, pero también como impartidores de justicia y yo así lo veo, asumimos ese riesgo como servidores públicos, como impartidores de justicia con toda la seriedad que requiere el caso, entendemos que es una labor que se puede tornar peligrosa, pero no por ellos vamos a dejar de cumplir con la responsabilidad que tenemos; y tampoco sería de la idea de los jueces sin rostro”, refirió.

“Si tuviera que tomarse una medida de esa naturaleza (cubrirles el rostro), la tendríamos que tomar, pero yo no soy de la idea, nosotros no tenemos por qué escondernos para hacer nuestra labor, que se escondan los delincuentes, las personas que cometen delitos de todos modos cubriendo su sucio rostro, la acción de la justicia los va alcanzar”, añadió.

Lo anterior se le cuestionó al magistrado presidente, luego de que este miércoles se corriera el rumor de que la persona que sufrió un atentada a balazos en un conocido restaurante de la capital colimense la noche martes (8), era un juez de paz que dependía del Poder Judicial del Estado, versión que fue desmentida por el propio magistrado.

“Yo también tuve conocimiento ese día en la noche, el primer rumor que yo recibí fue de que había sido un juez federal de distrito, confirmé con gente con la que tengo contacto del Poder Judicial de la Federación, me dijeron que no era cierto; después nos dijeron que había sido un juez de paz de Comala, lo cual por el puro nombre deduje que no era así (…) fue un simple rumor que afortunadamente para el Poder Judicial del Estado no pasó a mayores”, respondió.