Colima es el líder nacional en exportación de papaya hacia los Estados Unidos, logrando cubrir un 45 por ciento del mercado de consumo de este fruto con las más de 2 mil toneladas semanales que se exportan hacia el vecino país del norte, según dio a conocer el titular de la Secretaría de Desarrollo Rural (Seder), Agustín Morales Anguiano.

De acuerdo al funcionario estatal, en la entidad se producen entre mil 800 y 2 mil hectáreas por año, y aunque hace poco más de un mes se registró un brote de salmonella en la Unión Americana, y se mencionaba que se había encontrado en la papaya mexicana, esto no afectó al producto colimense, pues hasta el momento no le han restringido el ingreso al país.

“Estamos hablando que México, y en especial Colima, es el que más importa papayas a los Estados Unidos y que estamos más o menos teniendo el 45 por ciento de producto en Estados Unidos de Colima, del consumo nacional de los Estados Unidos”, afirmó Morales Anguiano.

Cuestionado sobre la preocupación que podría generar en los productores del campo que exportan algunos de sus productos al país del norte, ante el inicio de la renegociación del Tratado de Libre Comercio, el funcionario estatal consideró que antes de preocuparse, deben ocuparse en procurar la certificación de sus ranchos y la inocuidad de sus productos.

“Yo creo que los productores del estado están preparados principalmente en temas de sanidad e inocuidad, esto nos abre las puertas de una manera tremenda en comparación a muchos otros estados de la República; se está mandando productos a Europa, a cerca de 17 países, y Estados Unidos”, indicó Morales.

Recordó además que hay más de 7 mil millones de personas en el mundo que tienen que alimentarse todos los días, y si bien la Tierra no crece, la población sí, por lo que consideró que ante la renegociación de dicho tratado, se tendrá que tener una amable convivencia y trabajar mucho en lo que es la inocuidad y en la salud de las personas para poder exportar aún más productos de los que ya se exportan.

“Debemos ocuparnos en el tema de las certificaciones en los ranchos, en que tengan baños en cada determinado número de hectáreas, que haya lavabos donde se maneja la fruta, que haya cultura también de la persona que nos ayuda en campo de, si hay un baño, acuda a ese baño”, sugirió.

Pero también resaltó que en los empaques de las frutas se le debe dar el seguimiento a todo el tema de la inocuidad y utilizar únicamente los productos autorizados por la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos) de ese país para poder permitir el acceso de los productos a Estados Unidos.