Laura Salazar, directora en Colima de la Fundación Michou y Mau que atiende a niños con quemaduras graves, explicó que durante la época navideña el número de incidentes aumenta por el uso de pirotecnia y la preparación de alimentos.

Dio a conocer que aunque hasta el momento, la organización no tiene reportes de menores en la entidad que hayan sufrido incidentes graves a causa de los “cohetitos”, exhortan a los padres de familia a estar atentos y tener en cuenta que “es poner pólvora en manos de sus hijos”.

La labor de Michou y Mau

La representante en Colima de esta fundación, detalló que cualquier persona que conozca el caso de un menor con quemaduras graves, puede contactarlos, y una vez que se tiene el llamado, se busca que en un lapso de máximo ocho horas, el menor pueda estar llegando al hospital especializado en Galveston, Texas.

Para trasladarlos, explicó, se usa una ambulancia aérea que tiene un costo de 280 mil pesos por traslado, por lo cual se trata de buscar patrocinadores para cubrir el pago, ya sean privados o el mismo Gobierno del Estado de donde habita el menor. Especificó que en Colima, se han hecho dos traslados de este tipo.

Además de llevar al menor y tramitarle los permisos necesarios, también se tramita un permiso especial para que un acompañante pueda permanecer con él en Estados Unidos.

Para más información, entra a fundacionmichouymau.org