El gobernador Ignacio Peralta Sánchez negó haberse reunido con su primo Pedro Peralta Rivas, el diputado panista y presidente de la Comisión de Responsabilidades, Riult Rivera, y funcionarios del Poder Judicial previo a la sesión celebrada en el Congreso local el pasado sábado (25), donde los legisladores se erigieron como jurado acusador y declararon procedente la sanción e inhabilitación en contra del alcalde de Cuauhtémoc, Rafael Mendoza.

Lo anterior lo negó el mandatario estatal luego de que el senador panista Jorge Luis Preciado en rueda de prensa ofrecida el pasado domingo (26) lo acusara de haberse puesto de acuerdo tanto con los dos personajes mencionados como con el presidente del Tribunal Electoral del Estado, Guillermo Navarrete, y el presidente del Supremo Tribunal de Justicia del Estado (STJE), Bernardo Alfredo Salazar Santana, además del delegado de la Secretaría de Gobernación, Luis León Aponte, con el propósito de fraguar la sanción contra Mendoza y la apelación de la elección interna del PAN.

A decir de Peralta Sánchez, las sanciones aprobadas por los diputados locales contra Mendoza son un tema en el cual no tiene nada que ver el Poder Ejecutivo, y que él le ha dado seguimiento al tema, pero únicamente como observador, aunque sí le hizo un reconocimiento al Congreso del Estado por acatar una sentencia ya dictada.

“No hay ninguna reunión ni nada que hubiera generado por parte de la Sala Regional la sentencia que dictó, la sentencia que dictó es exclusivamente del Poder Judicial en materia electoral y el Congreso lo único que hizo fue acatar esa sentencia para darle procedencia”, respondió.

Insistió en aclarar que su obligación como gobernador es cumplir y hacer cumplir la ley y la Constitución, pero fundamentalmente en los temas que son del ámbito de su competencia y que en el caso del alcalde de Cuauhtémoc se está hablando de un tema que le corresponde exclusivamente al Congreso del Estado.

Sobre la solicitud que anunció el senador panista que haría sobre los videos del exterior de Casa de Gobierno para presuntamente comprobar quiénes acudieron a la mencionada reunión, Peralta Sánchez aceptó que no tiene ningún problema con que se hagan públicas dichas imágenes, aunque también aclaró que los interesados deberán hacer la solicitud respectiva.

“Yo creo que se tienen que aceptar las responsabilidades por parte de los actores políticos, habría que preguntarle al alcalde en proceso de ser destituido por qué aceptó en plena campaña política simular el que supuestamente había dejado la alcaldía o había pedido ya la licencia, pero en realidad va como alcalde a solicitar el voto en ese momento para el candidato de Acción Nacional, ahí radica la responsabilidad”, puntualizó.

Además, recordó que el juicio político contra el presidente municipal empezó exactamente hace un año, cuando el PAN tenía el control absoluto en el Congreso del Estado.

“Lo que los ciudadanos quieren, y me incluyo (…) pues son campañas limpias y apegadas a la ley, con esto debe quedar claro para los actores políticos en el 2018 que deben apegarse a la legalidad y que no apegarse a la legalidad tiene consecuencias, no vamos a soslayar ni a perdonar ni a ignorar absolutamente ninguna acción que sea violatoria de la ley. Aquí no es un tema de corrupción, es un tema de cumplimiento de la ley”, advirtió.