Nunca como ahora, los empresarios tienen miedoEspecialmente aquellos que se dedican a la diversión nocturna que, en el caso de Manzanillo han sido objeto de atentados a sus establecimientos. Miembros de la delincuencia organizada han baleado las fachadas de algunos de estos negocios, asesinando a elementos de seguridad y gerentes.

En lo que va de 2018, dos gerentes de centros nocturnos han perdido la vida a manos de sujetos armados que a bordo de motocicletas llegaron a dispararles.

A ellos, se agrega un elemento de seguridad que también perdió la vida la madrugada de viernes 12 de enero, cuando agresores llegaron a disparar en el ingreso del centro nocturno “Nudos”.

En suma, son 3 muertos y 5 heridos en los centros nocturnos de este Puerto en lo que va del año.

Hay que sumar los ataques con disparos a las fachadas del “Bar 10” el 8 de enero y el 4 de febrero; el ataque al bar Imperio el 4 de febrero, donde dos clientes fueron heridos. El último, el  jueves 22 de febrero fue el ataque al bar “Cocoô”, donde resultó muerto el gerente Víctor Parodi.


Cronología

*El 8 de enero, el gerente del “Bar 10” se estaciona en su auto afuera de su negocio y antes de bajar, llega un sujeto que lo ataca a tiros con una pistola; resulta gravemente herido.

*El 12 de enero, agresores disparan contra elementos de seguridad en “Nudos”, en el Boulevard Miguel de la Madrid y le quitan a la vida a uno de los guardias de seguridad; otro queda herido.

*El 20 de enero, el gerente del “Bare”, es asesinado a balazos cuando detiene su motocicleta en el Barrio 5 para que le abran la puerta de acceso a un condominio. Al momento de detenerse, llegan sicarios a bordo de una moto y le disparan; muere de inmediato.

*El 4 de febrero, sujetos disparan contra el “Imperio Bar”, en la Av. Elías Zamora. Dos clientes resultan con lesiones en sus piernas.

*El 22 de febrero, llegan dos sujetos en una moto al Bar “Cocoô”; uno se baja y dispara contra quienes estaban fuera. Muere el gerente Víctor Parodi y un guardia queda herido.


Psicosis social

Lo anterior, ha causado un ambiente de zozobra entre los empresarios del ramo. Algunos de ellos cerraron sus establecimientos el viernes 23 de febrero, exigiendo a las autoridades mayor seguridad.

A pesar de los operativos de la Gendarmería, Policía Estatal; Municipal y Marina-Armada, el temor entre los empresarios sigue presente, pero también entre los clientes. La gente sale menos a los bares. Si salen, se quedan menos tiempo.

En las últimas semanas, usuarios de redes sociales y servicios de mensajería han distribuido y viralizado una serie de audios con supuestos mensajes que advierten presuntos “cobros de plaza”, amenazas, y hasta cierre de negocios

En la primera semana de marzo, empresarios aduanales se reunieron con elementos de la Armada de México para solicitar ayuda para frenar las extorsiones. En respuesta, la Semar colocó una patrulla en el ingreso de Tapeixtles, donde hay decenas de oficinas de servicios aduanales.