Dos madres de familia del preescolar Ciria Llerenas, ubicado en la colonia Francisco Villa de la capital colimense, se quejaron ante la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Colima (CDHE) porque la directiva del plantel revisa la cabeza de los niños en público y exhibe a quienes tienen piojos.

Karla González, madre una menor de ese kínder, explicó que desde hace más de un mes instruyeron a los directivos de ese centro educativo para que revisaran las cabezas de los niños a la entrada, con la finalidad de detectar a quienes tienen esos parásitos y prohibirles la entrada al plantel.

“Se forman todos los niños delante de todos los padres de familia para revisar si en la cabeza tienen piojos o liendres; si tiene algún niño liendres o piojos se dice en público abiertamente: ‘Este niño trae liendres o trae piojo, no entra’ y se le niega la entrada”, expuso.

A decir de la mujer, esa situación genera bullying (acoso escolar) entre los mismos menores y hasta de parte de los padres de familia; aunque dijo estar de acuerdo con la revisión, consideró que esa no es la manera correcta de hacerlo.

Indicó que este jueves (14) habló con la directora, a quien le expresó que no está dispuesta a que revisen a su hija de esa manera, pues argumenta que es injusto para la salud emocional de los niños.

Este jueves (14) acudió a la CDHEC, acompañada de Lorena Alcázar, otra madre inconforme con esa medida, donde les manifestaron que la revisión es normal porque porque había una epidemia de piojos en las escuelas.

“Hasta donde yo sé, está prohibido que les revisen la cabeza a la los niños por la Secretaría de Educación Pública porque ellos mismos lo manejan como acoso escolar”, añadió.

Por su parte, Lorena Alcázar, reconoció que a su hija le encontraron una sola liendre y que por eso no la querían dejar entrar a realizar un examen que le tocaba, pero se negó a llevarla a su casa y aunque se dijo consciente de que deben revisarlos, coincidió en que no se les debe negar el derecho a los niños a estudiar.