Los integrantes del Consejo Limonero de Colima acordaron dejar de cortar este producto a partir de este lunes (8) con la intención de mejorar el precio que le pagan a cada productor.

En entrevista con RadioLevy, Gonzalo Castañeda Bazabilvazo, presidente del Consejo Limonero del estado, consideró que no hay justificación para que disminuyera el pago a los productores, a quienes, aseguró, se les pagó 3 pesos por kilo durante la semana pasada, mientras que en algunas tiendas departamentales alcanzó los 50 pesos y en los mercados se comercializó entre 30 y 40 pesos.

Lee: Limón colimense supera los 70 pesos por kilo en el norte del país

El líder agrícola abundó que por una caja con 30 kilos de limones, al productor le pagan entre 80 y 90 pesos, de los cuales, pagan 45 al trabajador por el corte, y lo que resta lo dividen entre fletes y acarreo, de manera que al final les quedan apenas 5 pesos por caja, y aseveró que llevan enfrentando esa situación alrededor de 15 días.

“Preferimos que se queden los limones en el árbol a seguirlos regalando, así de sencillo, no tiene ningún sentido, tanto esfuerzo, tanto riesgo, tanta inversión, tanto sufrimiento para regalarlo de esta manera (…) Estas medidas son un poco desesperadas, pero estamos seguros que va a reaccionar el precio, porque no es válido que se especule con la fruta de nosotros (…) y vamos a tratar incluso establecer cordones de vigilancia en las salidas del estado para evitar que salga fruta empacada”, refirió.

Sin embargo, aclaró que no se harán bloqueos de carreteras, pero también dijo que esperan el respaldo y la comprensión de los consumidores, de las autoridades y de los mismos productores e invitó al resto de los limoneros que no forman parte del Consejo a que se sumen a esa medida para lograr mejorar sus precios.

Castañeda Bazabilvazo manifestó que con la finalidad de evitar ese tipo de situaciones en los precios del cítrico por la especulación que generan los intermediarios, en repetidas ocasiones ha insistido con las autoridades para que se les apoye para convertirse en comercializadores e industrializadores de la producción, pero hasta el momento no ha habido una respuesta clara.

“La medida la vamos a sostener hasta en tanto haya una reacción que nos garantice un precio justo y razonable para el productor, si al día siguiente de que se inicie la medida ya hay una reacción favorable, hay un cambio de actitud de la gente que lo compra, porque mucho de esto ocurre por la especulación que se genera, entonces que se queden sin producto a ver qué van a vender”, advirtió.