El dirigente de los trabajadores sindicalizados del Ayuntamiento de Colima, Héctor Arturo León Alam, denunció que el pasado lunes (17) personal de limpieza de las oficinas sindicales, ubicadas en la colonia Prados del Sur, descubrió un presunto orificio de bala en la puerta principal, así como un cartón con una amenaza al interior del lugar, hechos que adjudicó a la campaña de odio que supuestamente han iniciado contra el sindicato autoridades municipales.

León Alam precisó que el referido cartón, que al parecer fue arrojado desde fuera, contenía la leyenda de “que si seguíamos con las demandas nos iba a llevar la tristeza”, aunque aclaró que no sabía a qué demandas se refería dicha amenaza, pues tienen varias interpuestas contra el municipio.

“Es algo bastante lamentable, yo sí estoy consternado, estoy preocupadísimo por esta situación, sucede prácticamente lo mismo que sucedió en Tecomán, una amenaza por defender los derechos de los trabajadores (…) yo no puedo culpar de esto al presidente municipal (Héctor Insúa), pero sí puedo culparlo por su política de odio que han desatado él, Óscar Valdovinos (regidor priista) y Paco Rodríguez (síndico) en contra de la dirigencia de los sindicatos y la clase trabajadora”, se quejó.

De acuerdo al líder sindical, esa presunta campaña de odio pudo haber ocasionado que “más de algún acomedido” se haya prestado a realizar ese tipo de actos en contra del sindicato, por lo que consideró necesario que el alcalde panista rectifique su actitud, detenga esa política de odio contra la agrupación sindical y cesen los comentarios hacia sus integrantes.

“Y creo que el presidente debe rectificar su actitud, porque esa situación de andar diciendo que tenemos préstamos cuantiosos y mucho dinero y todo eso, pues puede ocasionar que mis compañeros, que mi familia, que yo o cualquiera de los que aquí laboramos podamos sufrir un atentado o sufrir algún asalto o alguna cosa más grave”, mencionó.

Asimismo, negó que en alguna otra ocasión el personal del sindicato haya recibido alguna amenaza y mencionó que durante otras administraciones municipales, a pesar de tener diferencias muy fuertes con los anteriores ediles, ni si quiera se había llegado a una amenaza por parte de las autoridades.

“Yo creo que en esta oportunidad Héctor Insúa ha sobrepasado la línea con toda la gente que tiene trabajando en las redes sociales y que tienen haciendo publicidad y propaganda de odio en contra de los sindicatos y de las dirigencias, esto ha ocasionado que la misma gente de ellos, quizás, tome acciones (…) en contra de las dirigencias que estamos buscando que los trabajadores recuperen sus recursos”, añadió.

El dirigente comentó que además de interponer la denuncia correspondiente ante el Ministerio Público en contra de quien resulte responsable, la agrupación sindical tomará sus propias medidas de seguridad, como colocar vigilancia a la entrada del lugar y analizar los horarios de trabajo para evitar algún incidente más grave, pero también advirtió que continuará exigiendo al municipio que cumpla con sus obligaciones hacia los trabajadores.

Ayuntamiento rechaza que se le vincule con el presunto atentado

De parte del Ayuntamiento de Colima, se emitió un comunicado con la postura oficial, en el cual se rechaza “categóricamente la insinuación que vincule al gobierno municipal de Colima con cualquier acto de violencia, no sólo con los hechos denunciados”.

Además pide “respetuosamente a la Procuraduría (General) de Justicia del Estado lleve hasta sus últimas consecuencias la investigación de marras, a fin de que se identifique y castigue a los responsables si es que los hay”.

En ese mismo comunicado, el gobierno encabezado por Héctor Insúa reconoce “el pleno derecho de la dirigencia sindical de interponer recursos legales en contra de la administración municipal” y se comprometía a contestarlos por la vía jurídica como corresponde, pero también se comprometía a seguir combatiendo la corrupción y los excesos con la ley.