“Por parte de la autoridad no tenemos ninguna pista, ningún avance de nada (…) yo creo que este caso ya lo dejaron olvidado, a ellos ya se les olvidó, pero para nosotros es un martirio”, cuenta Roberto Castañeda Aviña, quien desde hace casi un mes dejó su trabajo para dedicarse a buscar por todo Tecomán a Kelsy Naomi, su hija de 8 años que desapareció en las calles de este municipio.

La última vez que sus padres supieron algo sobre la menor fue el viernes 19 de mayo a las 11:40 de la mañana, cuando dejaron a la niña en su casa y salieron a trabajar; también sabían que en algún punto del día, Kelsy Naomi saldría a vender donas, como había hecho un par de veces más, pero no supieron a qué hora abandonó su hogar.

Una vez que regresaron a la casa, aproximadamente a las 9 de la noche y se percataron de que su hija no estaba, empezaron a buscarla con sus demás familiares, amigos y vecinos, pero los esfuerzos fueron en vano.

“Eso de que anduvieran vendiendo mis hijos a mí nunca me ha gustado, pero ellos por ganarse un pesos más para ellos, pues lo hizo, pero nunca estuve de acuerdo en eso, y pues sucedió esta desgracia que estamos sufriendo ahorita (…) no supimos a qué hora se fue de la casa, nosotros nos fuimos a trabajar”, relata Roberto Castañeda Aviña.

De acuerdo al padre de la menor, desde que dieron parte a las autoridades, alrededor de las 3 de la mañana del 20 de mayo, éstas no han informado a la familia sobre los avances en la investigación y, por el contrario, el último contacto que tuvieron con ellos fue para pedirles nuevas pistas para localizar a la menor; y, aunque compartieron toda la información que tenían, dice Castañeda Aviña, estos indicios no han sido investigados.

“Ellos dicen hacer las cosas, pero no hace nada, no veo nada, ni de parte del gobernador que me prometió, ni de parte del procurador, yo no veo nada (…) hasta estas fechas desde el día que se perdió mi hija no tengo ni una razón de ellos, es más, ni se paran ya, yo quiero ir a pedirles el expediente para irme más arriba, a ver si más arriba me hacen caso”, lamentó.

La Alerta Ámber por la desaparición de Kelsy Naomi fue activada el 20 de mayo de este año, alrededor del medio día y de acuerdo al protocolo se desactivo 72 horas después de la denuncia, sin que fuera encontrada.

Castañeda Aviña también asevera que durante sus recorridos por el municipio no ha visto ninguna patrulla u operativo para buscar a su hija y al cuestionar a las autoridades al respecto, les han dicho que la búsqueda se lleva a cabo en vehículos “particulares”, es decir, en unidades que no cuentan con ninguna identificación visible que indiquen su pertenencia a ninguna autoridad municipal ni a niguna otra corporación policiaca.

Además, manifiesta que hay incongruencias en las declaraciones de algunos testigos, como la señora a la que Kelsy Naomi ayudaría a vender donas, quien dijo no haberla visto ese día, mientras que varios testigos aseguran que la niña estuvo vendiendo donas y otro más dice haber visto cuando se la llevaron “con todo y donas”.

“A las autoridades se les dio pistas y todo, pero le dicen a uno que si uno está muy seguro y yo les he contestado: ‘si estuviera seguro de lo que estoy diciendo, yo no los ocupo a ustedes, para eso son ustedes para que ustedes busquen’”, menciona.

“La donera se contradijo mucho, dijo que a mi hija nunca la vio, cuando hay muchas personas que dicen que a mi hija la vieron vendiendo donas el día que se perdió. El niño que vio cuando la levantaron a mi hija, él mismo le dijo a ellos que andaba vendiendo donas. Le pregunté ‘hey mijo ¿qué hicieron con las donas?’ también se las llevaron, las levantaron, me dijo”, relata el padre.

La familia afirma ya haber pedido apoyo directamente al gobernador del estado, Ignacio Peralta, durante un evento al que este acudió a Tecomán, pero hasta el momento no han sido contactados por su personal y el único funcionario del que están recibiendo apoyo es del alcalde de este municipio, Guadalupe García Negrete, quien se ha encargado de cubrir la gasolina con la que su padre sale a buscar todos los días a Kelsy Naomi.

“Nosotros no hemos parado, yo me voy por donde me dicen que la mirado, yo he andado callejón por callejón, metiéndome a los ranchos, exponiéndome y nunca he visto una patrulla, dicen que no andas en patrullas, que andan en carro particulares (…) por ningún callejón los miro”, agrega.

El apoyo por parte de la ciudadanía tampoco se ha hecho presente, pues nadie ha aportado nuevos datos y, en lugar de eso, han usado las vías de comunicación para molestar a la familia.

“La gente estamos como estamos porque la gente tiene miedo, los que saben no quieren decir nada, como que les da miedo (…) ha habido personas que la verdad comentan tontería, si tienen alguna tontería que contestar, no lo hagan. Hay personas que nomás hablan para lastimar a uno, puro para ofender, no para ayudar. Es lo que les pediría, la que no tenga nada que comentar que no lo comente”, solicita a la ciudadanía.

Recientemente, el procurador del estado, José Guadalupe Franco Escobar, negó a un medio de comunicación local que haya distanciamiento entre esta instancia y la familia, además de que ya hay tres líneas de investigación en las que se trabaja, pero el padre niega saber al respecto.

Hasta la publicación de esta nota, Kelsy Naomi Castañeda Córdoba lleva 38 días desaparecida… 38 días y contando.