La tarde de este martes (3), una tormenta afectó diversos puntos de la zona conurbada Colima-Villa de Álvarez, principalmente la zona norte, y además de algunas inundaciones y árboles caídos, se registró el desprendimiento de la carpeta asfáltica de la avenida Ayuntamiento que fue instalada en mayo de este año.

Por esto, la alcaldesa de Villa de Álvarez, Yulenny Cortés, informó la noche del mismo martes que tanto el laboratorio Proyecterra, como personal del municipio investigan ya los motivos del desprendimiento del asfalto, pues la vialidad fue repavimentada con una inversión de 4 millones 523 mil 72 pesos provenientes del Fondo Metropolitano, con lo que se colocaron 9 mil 790 metros cuadrados de concreto asfáltico de 5 centímetros, obra que apenas fue inaugurada el pasado 29 de mayo.

En rueda de prensa, Cortés aclaró que no se pueden deslindar responsabilidades hasta tener certeza de qué ocasionó esa situación, pero advirtió que legalmente se llegará hasta donde se tenga que llegar en contra de quien hubiera cometido alguna irregularidad, así sea la empresa que ejecutó la obra o incluso algún funcionario.

“Lo que sí les digo, si es la empresa constructora la que tiene responsabilidad, la habrán que asumir por supuesto y nosotros tendremos que hacer válida esa garantía; si hay responsabilidad de algún funcionario en particular habremos de actuar en los mismos términos también, sin embargo, no estamos todavía en posibilidad, hay que ir a escarbar, hay que ver qué es lo que está sucediendo realmente y sobre la información que obtengamos entonces tomar decisiones al respecto”, puntualizó.

La alcaldesa expuso que si bien previo a la realización de la obra no se detectó que el drenaje sanitario presentara algún problema que ameritara un cambio, existe la posibilidad de que por la cantidad de lluvia que se registró, éste pudo haber colapsado, pues aseguró que durante un recorrido realizado por la zona afectada, percibieron olores fétidos después de la tormenta.

Guillermo Ochoa, director de Construcción de la Dirección de Obras Públicas del Ayuntamiento, mencionó en su oportunidad que previo a la licitación, el laboratorio Selaincon hizo un análisis de la vialidad para determinar las especificaciones de la obra, el cual arrojó que debería tener una carpeta asfáltica de 5 centímetros compactos y una base hidráulica de 20 centímetros.

Explicó que por el monto que implicaba la obra, se tuvo que hacer una licitación pública nacional, que ganó C. S. Construcciones de Colima S.A de C.V. que aseveró, fue la empresa que cumplió las condiciones técnicas y económicas más factibles para el Ayuntamiento, pero también afirmó que el Gobierno del Estado contrató una empresa externa para realizar la supervisión de la misma.

“En este caso es la propuesta técnica y económica de menor costo, pero que cumple con las especificaciones; durante el proceso de la misma ya un vez iniciado, nosotros contamos con supervisión tanto por parte de nosotros como municipio, que es de parte del área de Obras Públicas; se cuenta con supervisión externa, que se contrató con el mismo recurso del fondo (…) dicha supervisión es contratada por Gobierno del Estado”, puntualizó.

En una consulta hecha por RadioLevy al portal de transparencia del municipio, se obtuvo que si bien en el fallo sobre la licitación emitido el 27 de diciembre de 2016 por el municipio, se señala que esa era la empresa que presentó la propuesta “solvente, técnica y económicamente más viable para el Ayuntamiento”, el documento que registró la apertura de las propuestas, fechado el 23 de diciembre, muestra que las presentadas por las otras tres empresas concursantes tenían un monto inferior.

Dijo también que “para el proceso de comprobación de la construcción de la obra para el pago de las estimaciones, todas las estimaciones van acompañadas tanto de sus números generadores que es los volúmenes que se generan de obra (…) de los análisis de laboratorio que dan fe de que la compactación de la base es la adecuada; que la carpeta cuenta con las especificaciones de temperatura a la hora de tenderla (y) que los riegos de liga se están dando en la dosificación correcta”.

Pero también dijo que esas estimaciones no sólo deben ser avaladas por el Ayuntamiento, sino que también las firma la supervisión externa, que en este caso fue por parte del ingeniero Rafael Vega Gómez, así como por la Contraloría General del Estado “y se caminan a través del Gobierno del Estado para su pago en Banobras”.

Al cuestionamiento de por qué algunas partes del asfalto desprendido medían menos que los cinco centímetros que se señalaban en las especificaciones de la obra, la alcaldesa respondió que el laboratorio tendrá que tomar muestras no únicamente de lo que se desprendió, sino también de lo que quedó sin desprenderse para hacer su análisis y determinar si tenía el grosor requerido.

Finalmente, Yulenny Cortés comentó que la vialidad quedará cerrada en tanto se determina lo que pasó y se decide qué se hará al respecto y además de pedir paciencia, adelantó que esta vialidad tendrá que quedar bien porque su gobierno trabaja para mejorar las cosas.

RadioLevy acudió a la avenida Ayuntamiento tras la tormenta, y en el lugar logramos medir algunos de los trozos de pavimento desprendido. Algunos de ellos se acercan a los 5 centímetros, pero otros alcanzan los 3.