La ratificación de Jorge Luis Preciado como secretario general del Comité Directivo Estatal del PAN vuelve a generar conflictos al interior del partido, el cual está acostumbrado a disputarse los puestos y la toma de decisiones entre sus militantes.