Para el especialista en seguridad, Alejandro Hope, el recrudecimiento de la violencia en Colima es consecuencia de una lucha entre los cárteles de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación; Francisco Rivas, del Observatorio Nacional Ciudadano, puso en duda que el estado requiera de una intervención directa de la Federación.