Los habitantes de La Yerbabuena y La Becerrera regresaron ayer a sus hogares tras la evacuación preventiva del pasado viernes (30), y aunque las actividad volcánica se estabilizó y algunos registros del monitoreo van a la baja, las autoridades de los tres niveles se mantienen alerta en caso de ser necesaria una nueva evacuación.