Raúl Arámbula, encargado de la Red Sísmica del Estado de Colima, expuso que si bien ha desaparecido parte del domo del Volcán de Fuego que se había formado el año pasado y han dejado de presentarse las grandes explosiones que se registraron en las últimas semanas, la población no debe bajar la guardia en la precaución y continuar respetando los límites de exclusión.