El gobernador Ignacio Peralta consideró que las irregularidades cometidas en las anteriores administraciones gubernamentales dejaron a la población colimense sin paciencia y con poca tolerancia a los errores de los servidores públicos.