El Poder Legislativo en Colima es el más pobre de todo el país, pues es al que menos presupuesto se le destina de las 32 entidades de la República, con 125 millones 280 mil pesos para ejercer durante el año fiscal 2017, cantidad que debe ser distribuida entre el Congreso local y el Órgano Superior de Auditoría y Fiscalización Gubernamental (Osafig).