A finales de marzo de 2015, hacer públicas las declaraciones patrimoniales era una promesa política que pocos se tomaban con seriedad, para mayo del año pasado era ya una ley vigente, y ahora estamos en la antesala de que se genere un círculo virtuoso, en el que prácticamente todos esperan que se cumplan estas obligaciones.