“Un gobierno fuerte es el que escucha las críticas, el que las toma en cuenta, el que acepta sus errores, sus carencias, sus limitaciones, el que cede espacios a la oposición y a la sociedad en general para que también ellos decidan”, opina Miguel Ángel Vargas en su reflexión sobre el Segundo Informe de Ignacio Peralta.