Luego del asesinato del chofer Fabián Mundo Pérez, de 78 años, la versión de “se están matando entre ellos” que expone la autoridad para explicar el aumento de hechos delictivos en el estado ya no es aceptable.