Las sanciones propuestas por el Osafig en contra del exgobernador Mario Anguiano y cinco de sus exfuncionarios tiene que pasar la aduana legislativa, seguramente una aduana política, mientras que la denuncia penal tiene que ser atendida en la Procuraduría General de Justicia del Estado.