A los diputados locales les pareció que era una buena idea meterle reversa al avance que en mayo se había logrado en materia de transparencia: hacer obligatorio que las declaraciones patrimoniales de los funcionarios se hicieran públicas.