El secretario general de Gobierno, Arnoldo Ochoa, es quizás el único operador político de la administración estatal, pero sobre si le toca ‘apagar o prender fuegos’, le dejó esa calificación al gobernador Ignacio Peralta.