Durante su visita a la entidad el pasado jueves (4) el precandidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la Presidencia de México, José Antonio Meade Kuribreña, consideró que temas como la inseguridad no se pueden enfrentar con “ocurrencias y recetas que no funcionaron”, sino con “planteamientos serios y experiencia”.

Meade, quien vino a Colima con la intención de reunirse con la militancia priista y con diferentes actores del sector empresarial, afirmó que de 2000 a 2005, en la Ciudad de México los índices delictivos sufrieron un incremento, por lo que considera que la estrategia que se implementó durante esa administración en la capital, no dio resultados.

“Vemos que la participación de la ciudad en los homicidios del país creció el 10 por ciento. Uno de cada cuatro secuestros se cometía en la Ciudad de México y para el 2005, aumentó a 44 de cada 100 secuestros. Las extorsiones, en términos de su participación, crecieron 10 por ciento en esos cinco años; el robo de vehículos creció 53 por ciento”, destacó.

“Ya vimos entonces que, cuando sembramos con esas propuestas, lo que cosechamos es más inseguridad. Ya vimos que la inseguridad no se puede enfrentar con ocurrencias, sino con planteamientos serios, con experiencia, sabiendo que lo que hemos hecho no ha funcionado, pero nos damos cuenta de que las recetas que ahí se aplicaron se tradujeron en que la ciudad se volviera relativamente más insegura”, expuso el precandidato.

En ese sentido, Meade destacó la importancia de que la población contraste las propuestas que ofrece cada una de las alternativas, para corroborar si corresponden o no a las problemáticas del país, y mencionó que para generar mayores espacios de seguridad, se debe combatir el tráfico de armas, quitar recursos a la delincuencia organizada e involucrar activamente a las autoridades hacendarias para restringir el uso de efectivo.

“El día de hoy escuchamos algunas propuestas. En la mañana se hicieron propuestas, desde la ciudad, de quien la encabezó y podemos ver que desde que empezó la administración en la ciudad, en el año 2000, hasta el 2005, las recetas que ahí se aplicaron fueron recetas que no funcionaron. Y lo podemos ver con números”, añadió.

“Si quitamos las armas, el dinero, si tenemos un mejor marco jurídico, cooperamos de mejor manera y generamos instalaciones que nos permitan hacer investigación contextualizada, vamos a caminar mucho más lejos”, precisó.

Además, consideró que la aprobación de la Ley de Seguridad Interior fue un paso fundamental para alcanzar mejores resultados y contar con una mejor legislación, aunque reconoció todavía se puede modificar y enriquecer.

“Es perfectible, la podemos enriquecer, la podemos modificar, es un cambio importante, pero no es suficiente, tenemos que dar un paso adicional si queremos ayudar a los ciudadanos y a los gobiernos”, finalizó.