Guillermo Martínez Lucatero, presidente de la Asociación de los Industriales de la Masa y la Tortilla del Estado de Colima, dijo que ante los incrementos en los insumos que se han registrado desde 2017, consideran necesario incrementar como mínimo 1.50 pesos el kilo de tortilla.

“Se tiene que hacer un ajuste en el precio del kilo de la tortilla porque nosotros hemos tenido incrementos bastante considerables en todas nuestras materias primas; uno de los principales que más nos ha afectado y nos ha pegado muy duro es el incremento al gas, ha subido de manera generalizada como un 30 por ciento”, justificó.

Mencionó que aunado al incremento del gas, también han tenido que hacer frente a los incrementos de productos y servicios que requiere ese sector como son el maíz, las harinas, la bolsa, el papel, la electricidad, entre otros, pues al menos, en lo referente a las harinas, su precio aumentó 500 pesos por tonelada desde el mes de diciembre, mientras que el maíz aumentó aproximadamente 600 pesos por tonelada en la última semana.

Añadió que actualmente en el estado no se han registrado incrementos en la tortilla, cuyo precio se mantiene entre 15.50 y 16 pesos en Colima y Villa de Álvarez, mientras que en municipios más alejados como Armería, Tecomán y Manzanillo oscila entre los 17 y 18 pesos, y mencionó que la diferencia entre ambas zonas se debe a que los insumos llegan más caros a los municipios costeros.

Explico que si bien a nivel nacional un líder de ese sector tuvo un acercamiento con la Secretaría de Economía mediante lo cual la dependencia ofreció apoyarlos con paneles solares para generar energía renovable, aclaró de concretarse ese apoyo, este no les representaría gran cosa porque el gasto en energía eléctrica para ellos significa apenas el 1 por ciento del costo de la elaboración del producto.

“De que va haber ajustes en la tortilla los tiene que haber; que el gobierno diga, haga o deshaga, bueno, eso es problema de ellos, a nosotros mientras el gobierno no nos diga ‘oigan, vamos a buscar cómo subsidiarles el gas, la luz, el agua’, porque el agua es muy cara (…) y es una de nuestras principales materias primas”, advirtió Martínez.

Además, se quejó de que las autoridades estatales no hagan nada por apoyar a este sector y adelantó que el ajuste en el precio de las tortillas en la entidad podría quedar regularizado a más tardar a finales del presente mes, pues hay varios industriales que ya no aguantan la carga económica y están a punto de cerrar.

“Yo sí le digo a Profeco que a mí para que me pueda amonestar que primero me compruebe que no puedo subir mi precio (…) que no está justificado (…) porque también estamos hartos de que diario Profeco (dice) ‘compruébame’, a ver, compruébame tú”, señaló.