La madrugada de este sábado (5), el juez federal de distrito Marco Antonio Meneses Aguilar vinculó a proceso a Rogelio Salazar Borjas, exdelegado federal en Colima del Instituto Nacional de Economía Social (Inaes), y a tres personas más, por su posible responsabilidad en la comisión de delito contra la salud en la modalidad posesión de cocaína con fines de comercio.

Además del exfuncionario federal también fueron vinculados a proceso tres hombres más de quienes se omiten los apellidos por así haberlo solicitado al juzgado federal, se trata de dos mexicanos (Julio César J. y José Luis V.) y un extranjero (Yaroslav S.); los cuatro fueron detenidos, según el relato oficial, por policías municipales de Tonila, Jalisco, la mañana del viernes 28 de octubre en los límites de este municipio con Cuauhtémoc, Colima, con 20 paquetes de cocaína que después un peritaje arrojaría que eran 18.805 kilogramos.

En una audiencia pública que comenzó alrededor de las 17:30 horas del viernes (4), la defensa argumentó que los imputados habían sido privados de su libertad la noche anterior a la detención reportada por la autoridad en la ex Hacienda La Esperanza en Jalisco por sujetos armados no identificados.

La defensa también argumentó que había diversas inconsistencias en el relato de las autoridades captoras y las corporaciones policiacas que les auxiliaron; sin embargo, el juez referido desestimó esta versión pues consideró que no se ofrecieron medios de prueba que acreditaran lo dicho y, por el contrario, consideró que la parte acusadora, el Ministerio Público Federal, sí presentó medios de prueba contundentes para vincularlos a proceso.

Tras esta determinación, se abrió un plazo de tres meses para que el Ministerio Público Federal realice la investigación complementaria, los cuales concluyen el próximo 6 de febrero, lapso durante el cual los imputados estarán en prisión preventiva; después de este periodo la autoridad ministerial deberá presentar la acusación e iniciar o un juicio o desistirse de la acción penal.