De acuerdo con la perspectiva de inversiones que se tiene en la Secretaría de Energía, Pemex, Comisión Federal de Electricidad (CFE) y la Comisión Reguladora de Energía, se prevén inversiones en ductos y almacenamientos de gas natural hasta por unos $23 mil millones de dólares en los siguientes cinco años.

De este monto, al menos $15 mil millones de dólares provendrían de inversiones entre negocios del sector privado y el resto es parte de proyectos de la CFE; son para la gasificación del Pacífico, el centro del país (Bajío) y la importación de gas natural desde Texas hacia México.

La CFE tendría aproximadamente unos 10 mil kilómetros en proyectos de gasoductos, en tanto que el resto de los proyectos del sector privado estaría 
haciendo un tendido de hasta 15 mil 
kilómetros en todo México.

Los ductos de la CFE están vinculados a 27 nuevas centrales eléctricas en el País. Ésta tiene planes para licitaciones futuras de centrales de ciclo combinado, en un horizonte de 15 años, por 23 mil 723 Megawatts que se suman a los 3 mil 750 que están terminados, en construcción o licitación.

Para reforzar el sistema de suministro y transporte de gas natural, la CFE desarrolla la terminal de regasificación de gas natural en Manzanillo, así como los nuevos gasoductos en el corredor Chihuahua, Tamazunchale–El Sauz y Morelos”, informa el Programa de Obras de la paraestatal.

De acuerdo con la Comisión Reguladora de Energía, hacia el 2020 la red deberá de haber crecido al menos unos 15 mil 916 kilómetros, con una demanda de 4.341 billones de pies cúbicos diarios de gas natural. En el 2010 la red medía cerca de 11,542 kilómetros y la demanda estimada era de 2.973 billones de pies cúbicos diarios de gas natural.

Las inversiones se pueden concentrar en zonas en donde la red es muy pequeña, en el noroeste del País, donde hay una falta crónica de infraestructura de transporte de gas natural –específicamente Sonora y Sinaloa–, además de que hay una limitada capacidad para la recepción de carbón en Guaymas y Topolobampo, lo que ha frenado la construcción de centrales eficientes.

En el programa de expansión del sector eléctrico y de gas natural se busca desarrollar el corredor norte-pacífico desde Jalisco hasta Sonora y la península de Baja California, pasando por ciudades como Topolobampo, Guaymas y Mazatlán, lo que permitirá el retiro de las termoeléctricas que funcionan con base en combustóleo.

Lo que le toca a Pemex

Pemex, por su parte, debe reforzar el sistema troncal de transporte que va del norte al centro del país y luego hacia el sureste, de esta manera incrementa la disponibilidad de gas natural y de la red de transporte.

Uno de los proyectos más importantes es el llamado gasoducto del Pacífico, que va desde la frontera de Estados Unidos hasta Mazatlán.

Actualmente hay tres terminales de gas natural licuado, una en Manzanillo, otra en Altamira y una más en Ensenada; sin embargo, las necesidades futuras prevén la construcción de al menos otras tres terminales.

Una de ellas en Topolobampo, en Sonora, otra en Lázaro Cárdenas, Michoacán y una tercera en Coatzacoalcos, Veracruz. La inversión en cada una de ellas es de entre 700 y 1,000 millones de dólares.

Tipos de permiso para transporte de gas natural

  • Transporte para usos propios: Para usos propios, con capacidad y trayecto determinados y sus titulares son los usuarios finales.
  • Transporte para usos propios en sociedades de autoabastecimiento: Para clubes de usuarios finales (industriales, comerciales y de servicios) .
  • Transporte de acceso abierto: Es el uso de gasoductos para la prestación de servicios a terceros.

Los nuevos gasoductos del sistema

  • Gasoducto Manzanillo-Guadalajara, de 300 kilómetros y una capacidad de 500 MMPCD.
  • Gasoducto Centro, de 160 kilómetros y una capacidad de 320 MMPCD.
  • Gasoducto Corredor Chihuahua, de 300 kilómetros y una capacidad de 500 MMPCD.
  • Gasoducto Manzanillo-Guadalajara, a lo largo de la frontera con Estados Unidos y una capacidad de 850 MMPCD.
  • Gasoducto Tamazunchale-El Sauz, de 200 kilómetros y una capacidad de 500 MMPCD.
  • Gasoducto Norte-Noreste, de 2,133 kilómetros y una capacidad de 1,470 MMPCD.
  • Gasoducto Nuevo Pemex, de 100 kilómetros y una capacidad de 300 MMPCD.
  • Sistema BCS por definir.

Los retos de invertir en gasoductos:

  • Infraestructura de transporte insuficiente o saturada.
  • Falta de incentivos para la inversión.
  • Limitadas condiciones de competencia.
  • Inyecciones y consumos no programados.
  • Falta de certeza regulatoria.

 

 

Con información de El Economista