El alcalde de Colima, Héctor Insúa, y el diputado local independiente, Nicolás Contreras, confrontaron posturas sobre las competencias que el ayuntamiento capitalino tiene en materia de seguridad, cuando el munícipe acudió la tarde de este martes (16) a comparecer ante el Congreso del Estado para informar sobre sus acciones, estrategias y resultados en este tema y en prevención del delito.

La comparecencia, que fue la segunda de los 10 alcaldes que acudirán al Legislativo local por iniciativa del coordinador de los diputados independientes, inició minutos después de las 5 de la tarde con saludos cordiales entre los diputados presentes y el alcalde panista, incluso se dieron algunas bromas, que pronto quedaron atrás, para dar paso a la tensión generada por una discusión con posicionamientos encontrados, en la que Insúa y Contreras se interrumpieron mutuamente.

La discusión inició cuando Nico cuestionó al alcalde que con qué facultad legal el municipio sancionaba y recaudaba las multas por infracciones, cuando desconocía la responsabilidad del municipio en materia de seguridad.

Y es que previamente, a pregunta del diputado único de Nueva Alianza, Adrián Orozco Neri, sobre las facultades y el papel del municipio en seguridad, el edil recordó que históricamente esa responsabilidad recaía sobre el Gobierno del Estado y que incluso así lo marca el convenio vigente donde el hoy gobernador, Ignacio Peralta, cuando era alcalde de ese municipio, y el exgobernador Mario Anguiano acordaron ratificar ese compromiso.

“Si usted desconoce la responsabilidad del municipio en materia de seguridad en base a lo señalado en esta reforma (constitucional del 30 de septiembre del año 2000), ¿con qué facultad legal el municipio sanciona y recauda las multas correspondientes a este rubro?”, cuestionó Contreras.

“Hay una interpretación que no comparto a la lectura que usted hace al referido artículo, nosotros no nos hemos negado a ejercer esta atribución, incluso, referí tres antecedentes uno en los treintas, otro en los sesentas y uno posterior a la reforma del 99 en donde nosotros hemos solicitado al gobierno estatal que se otorgue, incluso yo en la primera parte de mi intervención decía que estamos en la mejor disposición de asumir esta atribución”, le respondió Insúa.

Posteriormente, se proyectó un video donde el alcalde refería entre sus compromisos de seguridad que el municipio debería comenzar a asumir sus funciones en esa materia, y luego se mostró una nota en la que un mes después de asumir la alcaldía declaró que la seguridad era responsabilidad del gobierno estatal, lo que calificó el legislador como una “metamorfosis” en la postura del alcalde.

“¿Qué pasó señor alcalde, por qué ese cambio tan repentino en sólo un mes? ¿Cómo pasamos de que ‘el municipio debe empezar a asumir sus funciones en materia preventiva y de seguridad’ y del ‘no abandonar la responsabilidad en un tema tan importante’ a un ‘es responsabilidad del Gobierno del Estado?’”, preguntó el legislador.

Sin embargo al querer Insúa responder extensamente sobre el cumplimiento de esos compromisos, el presidente de la Comisión de Seguridad, el diputado Octavio Tintos, quien coordinó la reunión, le solicitó que se centrara a responder la pregunta realizada y aunque respondió con una negativa, también se quejó de que no le permitieran decir todo lo que quería manifestar al respecto.

Más adelante, el también coordinador de los diputados independientes expuso que el municipio pudo haber contratado 15 elementos de seguridad para el centro capitalino con los 7.5 millones invertidos en el Festival Internacional del Volcán 2017 y el presidente le recordó que tanto la aportación municipal como la federal no se podía invertir en ese rubro de seguridad por estar etiquetados para cultura y que el resto tampoco porque los aportaron los patrocinadores.

Al término de la comparecencia, Insúa dijo en entrevista con los medios que el formato le pareció un poco acartonado y añadió que sería negativo “que estos ejercicios se estuvieran convocando con el único propósito de repartir culpas o de confundir a la opinión pública respecto de cual es la situación que prevalece en materia de seguridad”.

—¿En algún momento se sintió hostigado, presionado o que le han puesto un cuatro?

“No, yo no diría eso, es claro que como aquí se ha señalado, pues había intención por parte de algunos legisladores de llevar la discusión para otra parte, un poco me hubiera gustado un formato más libre, al final ni siquiera la palabra nos dieron para despedirnos”, apuntó.

Instantes después de que se retiró el alcalde, el diputado Nicolás Contreras, acompañado de los legisladores priistas Federido Rangel, Juana Andrés, Octavio Tintos, además de Orozco Neri, leyó un posicionamiento sobre las respuestas del Insúa durante la comparecencia, que calificó como “lamentables”.

“Es vergonzoso y preocupante como el alcalde hoy se escuda en un artículo transitorio, que seguramente desconocía cuando asumió compromisos en materia de seguridad y sin embargo utiliza parcialmente ese mismo artículo para recibir recursos por un servicio que ‘no es responsabilidad de él’, como son el Fortamun y Fortaseg, así como los jugosos ingresos por multas y sanciones administrativas que bajo ninguna circunstancia debería estar recibiendo si la seguridad pública no fuera su responsabilidad”, señaló.

Consideró además que “es una actitud cómoda ‘nadar de muertito’ y permanecer indolente mientras la sangre y la violencia se derraman en nuestro municipio generando intranquilidad entre la población”.

“Lamentable también la soberbia y arrogancia del munícipe para admitir la irresponsabilidad y el mal papel que ha desempeñado la autoridad municipal en esta materia”, añadió el legislador, quien además lo exhortó para que “honre la palabra que empeño ante quienes lo eligieron” o que “en su defecto si no puede que clarifique su posición al respecto y renuncie a todos los beneficios que recibe por un servicio que cómodamente rechaza brindar y se desmarca”, agregó el coordinador de los independientes.

Cabe mencionar que a esta comparecencia de este presidente municipal, que es militante del Partido Acción Nacional, únicamente acudió el diputado por ese mismo partido Crispín Guerra Cárdenas, no así los otros nueve legisladores de esa fracción parlamentaria; sin embargo, pocos minutos después de haber iniciado las preguntas, el propio Guerra Cárdenas se retiró de las instalaciones del Congreso sin ejercer su derecho a cuestionar, a pesar de que se había anotado para hacerlo.